[Segue]

Cualquiera que haya tenido la desgracia, la paciencia o el privilegio de observar la tierra, sabrá que se mueve. Nada más alejado de la certeza creer que la tierra es de solidez inquebrantable y constante… sin embargo, se mueve.

Medimos la inteligencia mal, antropocéntricamente, recuerden que todos los cálculos apuntan a los insectos, a los unicelulares, a las bacterias o los virus como únicos supervivientes de la catástrofe cada vez más próxima; si aplicaremos este criterio, nuestra especie no habría de salir bien parada, por no decir muy tonta.

Creo que, como animales, somos adictos al movimiento, baremo primero de todo. Por un lado inventamos esa mentira de la vida para señalar lo móvil sin aparente causa ajena, identificada con el principio vital y por tanto crisol de todo animismo, origen de cada religión; por otro lado, marcamos como animal, grado de vida supuestamente superior, a todo semoviente dentro de los parámetros de lo que puede correr a nuestro lado, despreciando al pétreo, al microscópico o al vegetal como inertes, insensibles porque no huyen al primer hachazo.

La capacidad de supervivencia sobre la Tierra es inversamente proporcional a la velocidad de movimiento. Los animales desapareceremos, sin duda, ningún bicho podrá soportar el apocalipsis climático llegadero, esa deflagración total auspiciada por el Oscuro de Éfeso. Quienes nos desplazamos a un paso relativamente largo dejaremos bellísimos fósiles que quizá nadie estudie jamás…

Esos paramecios, esas amebas, esos seres ciliados que atraviesan como rorcuales el leve charco de la campiña, de ellos podría ser el Reino inminente, disolventes de la hierba amarilla y chupadores de soluciones.

Puede que la mosca, veloz pero pequeña en tiempo y distancias, la cucaracha de paso rápido pero pegada a límites abarcables, estos exoesqueléticos seres horadarán la tierra y la trabajarán con el sabor de sus glándulas…

Recuerden, empero, al árbol corredor, que no es un mito de las indias sino una realidad; la planta fototrópica e hidrófila inclina su ser al supervivir con una paciencia secular, como si para percibir su loco desplazamiento tuviéramos que alejar el foco y acelerar los segundos; sí, porque el árbol se mueve como usted y como yo, nosotros tal fugaces centellas consumiéndose al roce con lo atmosférico, y ellos seguros y parsimoniosos en su percepción, que no es la nuestra, aunque hayamos comprendido por fin que tienen su emotividad, su reacción ante el medio y que no son tan distintos de esos cachorrillos que nos conmueve comer.

Pero al final de los tiempos que llamamos tiempos, sólo quedará tierra, ella heredará la luz dorada de un atardecer al final del invierno, todo será suyo, porque es la que más lenta se mueve: ningún territorio permanece sino que el desplazamiento milimétrico transforma al paisaje imperceptible pero inevitablemente, con sigilo mineral, inorgánico, mil años para que una loma ya no sea el hogar que pisamos sino la cubierta de nuestro rostro, despreciando a la mirada efímera del animal con su perennidad indiscutible. Quedará la Tierra, quedará tierra porque Dios, que lo sabe todo, ya lo dijo: “Polvo eres y al polvo volverás”. Lo demás es nada.

 

[Segue]

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorTodos soñamos con vivir en una ciudad limpia
Artículo siguienteMala suerte
Francisco Silvera. Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor de instituto, de filosofía, hasta donde lo permita el gobierno actual. Director del Festival Internacional de Música Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008. Asesoría musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Colaboro semanalmente con la prensa escrita en Huelva Información. Junto a Javier Blasco, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes para Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ, junto al profesor Javier Blasco (2013) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -Libro de los silencios (2018) -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) He publicado cuentos en diversas revistas y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, y más recientemente en Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012). En el blog literario de este crítico se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en: quenosenada.blogspot.com.es. Libro de los silencios ha sido galardonado por el jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 en la modalidad de relatos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − tres =