«Ellas dan la nota»: el arte y el compromiso contra la violencia machista

El Gran Teatro de Huelva fue testigo en la noche de ayer de un formato fundamental en estos tiempos, "Ellas dan la nota", una creación de la cantante y activista Cristina del Valle, un formato que combina el arte, el compromiso y la verdad, y que pone en valor el arte y el compromiso social como elementos a favor de los derechos de la igualdad real contra la violencia machista, un formato de creación cultural incomparable

0

Huelva vivió ayer una noche que pasará a la historia social de la ciudad. Tal vez no se recoja en los libros de historia, tal vez habrá quienes pretendan que pase desapercibido para la ciudadanía onubense, pero las paredes del Gran Teatro y todos los allí presentes fueron testigos de la utilización del arte y el compromiso como arma fundamental para acabar con la incoherencia, la barbarie, la sociedad plagada de palabras vacías y de mentiras y de la excesiva demagogia que está condicionando la lucha contra la violencia machista y por la igualdad real.

La actuación de «Ellas dan la nota» —el formato artístico comprometido y creativo creado por Cristina del Valle— va mucho más allá de un espectáculo musical. Cada nota que sale de las gargantas de las y los protagonistas, cada acorde, cada rave, cada estrofa va acompañada de la potencia absoluta del compromiso coherente con una causa. Se trata de un formato fundamental en estos tiempos, un formato que combina el arte y la verdad, una creación de la cantante y activista Cristina del Valle que pone en valor el arte y el compromiso social como elementos a favor de los derechos de la igualdad real contra la violencia machista, un formato de creación cultural incomparable.

Las actuaciones musicales estuvieron protagonizadas por Cristina del Valle, Estela de María, Laura Granados y Marcos Rodríguez, pero, en realidad, en el Gran Teatro se produjo una conjunción perfecta entre los temas interpretados con el mensaje que se quería transmitir.

A lo largo de las intervenciones se hicieron alegatos a personas que estaban presentes en el acto como Fátima Aburto, ex senadora socialista y ex eurodiputada socialista que tuvo un compromiso muy fuerte en asuntos tan importantes como la situación del Sáhara Occidental y Palestina.

Marcos Rodríguez, por ejemplo, realizó un alegato sobre las nuevas masculinidades y el papel de los hombres buenos en la lucha contra la violencia de género. En este punto resaltó el hecho de que el silencio siempre es cómplice y que ha llegado el momento en que el papel de los hombres es crucial porque, como bien dijo Lydia Cacho en la inauguración del Foro16, «las mujeres ya hicimos la revolución, ¿a qué están esperando los hombres?».

Quienes estuvimos allí presentes vivimos momentos muy importantes y comprendimos el poder que en ese momento tenían las artistas que estaban sobre el escenario. Uno de los puntos que son fundamentales para que la igualdad real sea un hecho es la formación y la educación. Eso decimos todos pero el camino se hace andando y, anoche, en Huelva, fuimos testigos de un instante en el que el compromiso sirvió de modelo formativo. La presencia de gente joven sirvió para que Cristina del Valle les explicara aspectos que son fundamentales para la lucha contra el machismo como, por ejemplo, la importancia del amor romántico como elemento de mantenimiento del patriarcado y del sometimiento de la mujer al hombre. En este punto Del Valle les hizo una reflexión muy importante: en este formato no cabía el reggaetón, pero no por el estilo musical en sí ya que ella, les dijo, sí sabe bailar reggaetón, sino por la utilización de dicho género como espacio de transmisión de conceptos eminentemente machistas.

Este es el mejor ejemplo de la importancia de «Ellas dan la nota», un formato que es absolutamente trasladable a todas las épocas del año y que está a disposición de todos y todas, puesto que es aplicable tanto para ayuntamientos de capitales o ciudades grandes como para localidades más pequeñas. «Ellas dan la nota», como decía al principio, es la combinación perfecta del compromiso con el arte para la transmisión de valores y de verdad, para la educación y la formación en contra de la violencia machista y a favor de la igualdad real. La música siempre ha sido un elemento de transmisión de conceptos que luego han servido para la conquista social. ¿Por qué no en un tema tan importante como la violencia machista? Por esta razón, «Ellas dan la nota», este formato de compromiso y de arte, tendría que estar recorriendo todos y cada uno de los lugares de España a lo largo de todo el año, no sólo en noviembre o en marzo, porque la lucha continúa, no tiene descanso porque los asesinos machistas no lo tienen.

Cristina del Valle, además, hizo un alegato a este medio, al periodismo independiente y libre, al periodismo comprometido con la verdad y con las causas que verdaderamente son importantes sin estar supeditado a los intereses de un poder superior.

Las palabras y las notas llenaron el Gran Teatro de Huelva de verdad, de libertad, de compromiso, de ética, porque los alegatos estuvieron acompañados siempre de la fortaleza que da la coherencia. Las palabras solas no sirven si en ellas se esconde el vacío de los hechos.

Fue Huelva quien lo vivió, fue Huelva quien lo disfrutó, fue Huelva quien aprendió. Ahora es necesario que toda España participe de ello, sobre todo en un momento tan delicado en que hay partidos y organizaciones que pretenden poner en duda la lucha de las mujeres, de los hombres, de toda la sociedad contra el verdadero genocidio del siglo XXI.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × uno =