Foto: Ministerio Dell'Interno

La actual Unión Europea, deshumanizada y cada vez más alejada de los valores humanistas sobre los que se cimentó el proyecto europeo, está nuevamente en vilo por la celebración de unas elecciones generales en uno de sus países miembros. La UE se ha ido alejando de sus ciudadanos y ya no da respuesta a sus necesidades reales sino que se ha convertido en el laboratorio perfecto para las élites financieras a la hora de implementar un sistema basado en los grandes beneficios para esas grandes corporaciones y la desigualdad respecto al pueblo. Por esta razón, cada vez que, en base a los valores democráticos, los ciudadanos tienen la opción de expresarse libremente, la UE tiembla. Lo vimos en los comicios franceses, alemanes, españoles, británicos y, en el día de hoy, italianos porque los dos partidos que encabezan los sondeos —la coalición de extrema derecha de Silvio Berlusconi, Mateo Salvini, Giorgia Meloni y Antonio Tajani, y el Movimiento 5 Estrellas (M5S) del cómico Beppe Grillo y Luigi di Maio— están dentro del euroescepticismo y podrían plantear un «Italiexit» del mismo modo en que lo hicieron los ciudadanos británicos. Este hecho demuestra que los ciudadanos europeos son cada vez más proclives a que sus países salgan de esta UE vasalla del poder financiero, algo que esas élites no pueden permitir porque les va mucho en ello. Ya sufrieron un duro golpe con el Brexit y no están dispuestas a que sus altos beneficios logrados gracias a unas políticas inhumanas impuestas desde los centros de poder y que han ahogado a varios países europeos se esfumen porque al pueblo se le haya dado voz y voto.

Estas elecciones italianas están marcadas por la incertidumbre y por el desplome de la socialdemocracia. Los ciudadanos ya están hartos de las promesas progresistas que se convierten en hechos más propios de las derechas. Las graves consecuencias de la crisis económica en el sur de Europa han provocado que la ciudadanía busque soluciones en los extremos y esto se ve en los sondeos italianos que dan una intención de voto en el que los principales favoritos para ocupar el Palazzo Chigi son Luigi di Maio del Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo y Antonio Tajani por la coalición de partidos de extrema derecha de Silvio Berlusconi, Mateo Salvini y Giorgia Meloni.

Italia estrena, además, nueva Ley Electoral, la denominada Rossatelum, por la cual un tercio de los escaños se asignarán por sistema mayoritario (232) y los dos tercios restantes por el sistema proporcional (386). Para poder alcanzar el poder, se estima que será preciso alcanzar, al menos, un 40% de los votos, algo que, según los últimos sondeos, parece muy difícil debido a la fuerte atomización del voto.

Por esta ley electoral se han hecho fundamentales las coaliciones y, por ello, los grandes partidos se han presentados coaligados con distintas formaciones de su entorno ideológico. Partidos de derecha y extrema derecha se han coaligado en la lista encabezada por el presidente del Parlamento Europeo Antonio Tajani. En esta lista nos encontramos con partidos como Forza Italia de Berlusconi, la Liga Norte de Salvini o Hermanos de Italia de Meloni. En el espacio de la socialdemocracia, la lista encabezada por Mateo Renzi, se ha unido a pequeños partidos que apenas superarán el 3% de los votos. Además, la fragmentación de la izquierda le penalizará, por la presencia del partido Más Europa de Emma Bonino y las formaciones socialistas que salieron del Partido Democrático y que han creado los partidos Libres e Iguales y Ecología y Libertad.

Ante este escenario los sondeos prevén una victoria de Luigi di Maio, del M5S, pero todo apuntaría a una gran coalición entre la extrema derecha de Forza Italia de Berlusconi y el Partido Democrático de Renzi, lo que sería un nuevo clavo en el ataúd de la socialdemocracia europea ante la rendición del SPD alemán a las políticas de Angela Merkel.

1 Comentario

  1. El sistema neoliberal Europeo y mundial no quieren que la gente tenga voz, no quieren que las personas desarrollen una vida digna. Prefieren que el pueblo esté sometido a los dictámenes del mercado. Desean un pueblo-rebaño al que manejar industrialmente. Un sistema feudal corporativo. Saben que esto trae mucha resistencia y problemas pero lo prefieren. Prefieren imponer miseria moral y económica a una convivencia justa, porque eso es lo que tienen, miseria moral, perversión, avaricia … Son, en muchos casos, psicópatas.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre