Elecciones europeas

Faltan menos de 132 días para la celebración de una elecciones Europeas que van a marcar el destino de nuestras vidas durante las próximas décadas. El próximo 26 de mayo, los europeos vamos a elegir. Por activa, si nos acercamos a los colegios electorales y votamos. O por pasiva, si decidimos no ir a votar y otros deciden por nosotros. En este caso, es interesante observar que un 12 por ciento de los votantes dice que no votaría si hubiera mañana elecciones al Parlamento Europeo, y un 19,7 por ciento, aún no lo ha decidido o no sabe todavía, según el barómetro del CIS del mes de diciembre.

Si cumplimos nuestro deber ciudadano, lo haremos votando en qué tipo de sociedad queremos vivir; votando si rompemos la democracia y la propia Unión Europea, apoyando a formaciones populistas, o avanzamos decididamente hacia más y mejor democracia, con más libertad e igualdad en la vida diaria de los europeos; votando si nos resignamos a la injusticia, a la insolidaridad, a la pobreza, y a la precariedad, o apostamos por la innovación, el equilibrio social y la igualdad de oportunidades.

No solemos pararnos a pensar en ello, pero ese día vamos a elegir a nuestros representantes en el Parlamento más poderoso que existe, el que más competencias tiene y el que más influencia tiene en la elaboración de políticas comunitarias. Nuestros representantes en ese Parlamento van a elegir al próximo Presidente de la Comisión Europea.

Ante estas elecciones, surgen numerosos interrogantes. Pero en España, y antes de saber el resultado, hay algunas tendencias que es bueno observar para ver si finalmente concuerdan con la votación.

La primera, es que los ciudadanos saben que los partidos de derecha han tomado las decisiones en Europa durante los últimos años y son los grandes responsables de los recortes. Cuando se les pregunta ¿Qué partidos cree que han tenido más influencia en las decisiones tomadas por el Parlamento Europeo durante los últimos años, los de derechas, los de izquierdas o los de centro? Según los datos del Barómetro de CIS del mes de diciembre, un 45 por ciento de los encuestados señala que los partidos de derecha; un 7,2 por ciento, dice que los partidos de izquierda, y un 5,9 los partidos de centro. Estos datos, muestran como los ciudadanos son conscientes de quien han tomado las decisiones.

La segunda, es que los ciudadanos quieren un cambio de orientación política en la Unión Europea hacia la izquierda. Ante la pregunta ¿Qué grupo político le gustaría a Ud. que tuviera más influencia en el futuro Parlamento Europeo? Un 22,6 por ciento, desea que sean los Socialistas y Demócratas (PSOE); un 16,9 por ciento, el Partido Popular Europeo (PP); un 10 por ciento, la Izquierda Unitaria Europea (Podemos, EH Bildu, IU); un 9,9 por ciento, la Alianza de Liberales y Demócratas por Europa (Ciudadanos, PNV, UPyD); y un 6,2 por ciento, los Verdes/Alianza Libre Europea (Compromís, Equo, BNG, ERC, ICV)

La tercera, es que los ciudadanos desean que sus representantes españoles en el Parlamento Europeo se ocupen de sus necesidades cotidianas. Así, como los temas prioritarios, señalan el desempleo, un 63,7 por ciento; la inmigración, 36,4 por ciento; la educación, 30,3 por ciento; la sanidad, 25,9 por ciento; la corrección de la desigualdad económica entre los/as ciudadanos/as, 20,3 por ciento; las políticas de igualdad de género, 22,1 por ciento; la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático, 18,5 por ciento; los problemas económicos, 18,1 por ciento.

Faltan menos de 132 días para las elecciones Europeas, y los ciudadanos quieren que sus representantes escuchen sus demandas, y les den respuestas. ¿Será esto determinante en el resultado, o el discurso del miedo vencerá a la esperanza? La respuesta, el 26 de mayo. Ese día, conoceremos si nuestro voto ha estado basado en nuestra opinión o en nuestro sentimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho − 5 =