“Este verano he visto por primera vez una película clasificada X en la televisión, por el Canal +. Mi televisor no tiene decodificador, las imágenes en la pantalla eran borrosas y, en vez de diálogos, se oía una banda sonora extraña, chisporroteos, chapoteos, una especie de lenguaje diferente, suave e ininterrumpido”. Literatura apegada a la realidad más pura, descarnada, sin aditamentos, contada con visceralidad y sin artificios estilísticos, como un puñetazo sin contemplaciones directo a la entrepierna del machismo.

Quien así comenzaba allá por 1993 en una de sus reconocidas y reconocibles obras es la misma que en el actualidad abandera a una generación de mujeres que enarbolan el feminismo como estandarte de libertad, lucha e independencia en todas las facetas de la vida. En Pura pasión, la protagonista y autora de este libro rescatado ahora felizmente por Tusquets junto a El acontecimiento (2001), se cuela perdida y desconsoladamente por un diplomático. Ella es una mujer culta, divorciada, económicamente independiente y con hijos ya mayores. Pero nunca pudo llegar a imaginar cómo el deseo puede trastocar todas las previsiones vitales cuando queda obnubilada más o menos conscientemente por el veneno de la pasión.

La escritora francesa Annie Ernaux (Lillebonne, 1940) es uno de los puntales más reputados de la literatura de su país en la actualidad y recientemente ha recibido el prestigioso Premio Formentor 2019 porque “desvela sin pudor la condición femenina, comparte con el lector la intimidad de la vergüenza y refleja con un estilo despojado la desordenada fragmentación de la vivencia contemporánea”.

“¿Dónde están las mujeres?”. A bote pronto, la pregunta le salió del alma, como su literatura. Así es Annie Ernaux. No nos cuenta su vida, nos narra la vida hecha literatura

En El acontecimiento, Ernaux detalla, sin ningún tipo de rodeos ni engolamientos superfluos, el embarazo que vivió en carne propia cuando era una estudiante de filología en el Ruan de 1963. En apenas 120 páginas están condensados toda la emoción, el desconcierto, la soledad, la duda, el dolor, el desamparo y la discriminación que una mujer puede soportar cuando se enfrenta a la siempre dura decisión de abortar, y aún más cuando debe hacerlo en unas condiciones de clandestinidad a las que se ve abocada por los imperativos sociales de la época, unas imposiciones que siguen muy presentes más de medio siglo después.

La reivindicación feminista de Ernaux no descansa. Tanto es así que cuando le comunicaron la concesión del prestigioso Premio Formentor 2019 lo primero que hizo fue mirar la lista de premiados en ediciones anteriores. “¿Dónde están las mujeres?”. A bote pronto, la pregunta le salió del alma, como su literatura. Así es Annie Ernaux. No nos cuenta su vida, nos narra la vida hecha literatura.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 + 5 =