Tras la vuelta de verano nos encontramos con unas incertidumbres a la vuelta de la esquina. Después de un periodo estival marcado por convulsiones provocadas por la guerra comercial entre Estados Unidos y China y una inestabilidad política en el Reino Unido,  podemos afirmar que los mercados están más confundidos que nunca.

 

Es fundamental una gran diversificación del capital para poder salvaguardar tus intereses, reduciendo el riesgo lo máximo posible con esta estrategia. Pero lo que parece seguro es que no existe una alternativa que no sea del todo controvertida y que cuente con muchas más posibilidades que otras,  al menos de una forma relativamente clara.

 

Se puede valorar diferentes alternativas de inversión  como por ejemplo en renta fija,  pero ante un entorno de bajada de tipos,  los inversores corren el riesgo de que vean como el precio de sus bonos se desploman de la noche a la mañana. De hecho muchos son los analistas que pronostican que se aproxima una burbuja en la renta fija,  tras la inestabilidad creciente de la curva de tipos de interés.

 

Respecto a la renta variable el panorama tampoco es del todo bueno,  ya que prácticamente está a la espera de la corrección en la renta variable americana,  que cada vez parece  más cerca tras muchos años de subida libre. Lo que es obvio es que no podemos negar que esta situación no nos afectaría en Europa,  pues  prácticamente intentamos seguir la estela que dejan nuestros compañeros del otro lado del charco, aunque no siempre con fortuna.

Un camino alternativo  en este entorno sería  comprar el VIX,  porque ante los posibles acontecimientos que están por venir puede aumentar considerablemente la volatilidad y aunque sabiendo que puede bajar,  nunca lo hará por debajo de ciertos niveles, por lo que es una posibilidad muy a tener en cuenta.

 

Daniel García, analista de XTB

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre