instagram

La red social de Instagram cada día es más importante para la estrategia de comunicación y marketing político de cualquier candidato o partido político, es la plataforma digital de la vida real, de la vida soñada.

Instagram en política no es un canal de comunicación más, es un medio de moda y en continuo crecimiento de usuarios, o lo que es lo mismo, un lugar de encuentro entre marcas y consumidores; entre candidatos y electores, entre partidos políticos y votantes.

Hace tan solo unos días conversando con Gabriel Samper, fundador de Kainxs, de escubidubidú y experto en la red social de Instagram, comentábamos como muchas de las marcas políticas, políticos y líderes de partidos no utilizaban, en la mayoría de los casos, esta red social como un canal de comunicación estratégica o de marketing.

Instagram se ha convertido en una red digital donde los usuarios, a través de las fotos y más recientemente las historias “stories”, tratan de mostrar sus vivencias, estados de ánimo, creaciones de todo tipo, es una red social muy centrada en las experiencias.

 

COMO HACER UN BUEN TRABAJO POLÍTICO EN INSTAGRAM

Actualmente ya ocupa el tercer lugar en número de usuarios a nivel mundial y sigue creciendo, entonces, si la política es sociedad y relación entre personas ¿por qué no acaban de adaptarse los partidos políticos y llegar más y mejor a sus posibles audiencias?

Permíteme que te lo diga, porque la clase política pretenden utilizarla para auto promocionarse con imágenes aburridas, monótonas y sin contenidos que causen reacciones, solo usan Instagram para la publicación de actividades políticas y así, difícilmente conectaran con el ciudadano.

Instagram es la red social para presumir, ya bien sea de viajes, de gastronomía, de moda, aficiones, momentos de diversión o de emoción. Su público comparte a diario actividad con los suyos, somos lo que comunicamos y es precisamente esa necesidad de interconexión con los que participan en ese universo visual lo que hace totalmente diferente a Instagram.

Muchos profesionales del Social Media auguran que tarde o temprano superará a las míticas redes sociales de Facebook y Twitter, Google+ recientemente ha tirado la toalla. Redes sociales y marketing político, la combinación perfecta para llegar a más audiencia.

Los internautas y el mundo online evolucionan constantemente y han encontrado en esta plataforma digital el lugar idóneo para mostrar los principales rasgos del narcisismo, todos tenemos un ego que nos caracteriza y aquí, en Instagram, se puede expresar muy fácilmente.

 

INSTAGRAM Y LA NUEVA POLÍTICA

Para todo candidato político, en época de elecciones o en campaña permanente, Instagram puede convertirse en uno de los principales canales dentro del plan de comunicación política para la promoción y puesta en valor de los productos políticos o de los servicios al ciudadano.

También están los influencers, como en cualquier otra red social, pero si que es cierto que en Instagram tienen ese punto de referencia más evidente.

La gente no acude a las redes sociales y mucho menos a Instagram, para hablar con las marcas, entra a diario a estos sitios digitales para hablar de marcas, para contar y encontrar historias, para mil y una cosa más, así funciona el social media, no de otra manera.

 

EL LADO HUMANO DE LOS POLÍTICOS EN INSTAGRAM

La clase política trabajando el marketing electoral tiene que adaptarse a estas formas de relación entre personas, adoptar nuevas prácticas para conseguir interacción con el votante, dejar a un lado la publicación única de contenidos aburridos y que no generen interés, cada red social tiene su vocabulario y su forma de trabajar la comunicación, no vale el café con leche para todas.

Un apartado muy importante para tener en cuenta dentro de la forma de publicar en Instagram es que los usuarios ya están ahí hace mucho tiempo.

Cuando el político llega y empieza a publicar, ya bien sea él o a través de sus colaboradores en comunicación, es que, con ese tipo de fotos o contenidos audiovisuales obsoletos y desactualizados, lo que consigue es quedar en evidencia de su mal uso en la plataforma. Aquí es imprescindible la profesionalización de la política.

Algunos de estos fallos vienen de atrás, del ser demasiado clásicos y solo pensar en el “yo” cuando resulta que en las redes sociales lo que más genera buena imagen e interacción es el “tú”.

Evita el oficialismo en las publicaciones, el público digital intenta evitar todo aquello que huela a marca por encima de las personas. Hay que transmitir y relacionarse, como político si lo eres, con las siglas de un partido político, hasta ahí bien. Pero esto va de naturalidad y de no ser cansinos con lo que se publica.

La gente prefiere ver a un político jugando con sus hijos o compartiendo un momento con un club de amigos, que estar siempre visualizando y encontrando contenidos solo de mítines o noticias políticas dirigidas a los políticos contrincantes.

Para ser Barack Obama, hay que ser Barack Obama, no lo olvides.

Hay que ser genuinos, ser auténticos.

 

COMO DEBEMOS TRABAJAR INSTAGRAM EN POLÍTICA

Cuando se quiere imitar a personalidades o cuando se pretende copiar las formas de actuar de otros, se evidencia inmediatamente la falta de personalidad y eso en Instagram pasa factura. Cuantas veces no vemos a políticos paseando a una mascota y posando para una foto cuando resulta que jamás ha tenido un perro en casa.

¿Y esa típica imagen de haciendo deporte al acercarse las elecciones cuando nunca se había acercado a una pista de atletismo?.

Otro apartado relevante es que en Instagram el lenguaje, que se usa por parte de la comunidad que está dentro de esta red social, es diferente. Frases cortas y contenidos fáciles de entender, aquí no caben los “rezados” o el corta y pega de noticias o notas de prensa de cuatro páginas. Ese tipo de boletines oficiales de política tienen su espacio, la web o el blog del candidato o del partido político.

En Instagram menos es más, la fotografía en comunicación política lo es todo por lo tanto hay que preocuparse de buscar y conseguir publicar esas fotos que impacten, de buena calidad, que expresen algo con cierto sentido. Lo mismo ocurre con los vídeos, poco tiempo y bien trabajados.

 

LA POLÍTICA EN INSTAGRAM, FACTORES DE ÉXITO

Podríamos tener en cuenta cientos de apartados y puntos a destacar para hacer una buena gestión de la comunicación política en Instagram. Tienes que ser totalmente natural y cercano, eres persona antes que político y el pueblo quiere ver a alguien conocido que es capaz de sonreír, una persona normal y corriente.

Combina siempre la comunicación offline y la comunicación online, las dos con el mismo criterio y la misma impronta, se coherente contigo mismo. Tu manera de hablar en una reunión de vecinos tiene que tener total coherencia con lo que transmites en Instagram o en cualquier otra red social, recuerda siempre: Eres lo que eres, no lo que pretendes ser.

Comparte siempre contenido de calidad, Instagram es foto y vídeo, los textos son para otro lugar. En tu estrategia de comunicación y política 360 tendrás a disposición otros canales de comunicación donde poder combinar contenidos y adaptar cada uno de ellos según sea la plataforma.

Cumplimenta bien tus perfiles y datos de interés o contacto, aquel ciudadano que se interese por tu proyecto político es muy probable que te contacte directamente sin tener que salir de Instagram para hacerlo. Háblale a los amigos, conocidos y a todos tus contactos de tu presencia en esta y otras redes sociales, Instagram es importante, si, pero no es el único lugar donde llevar tu mensaje político.

Integra a Instagram dentro de tu estrategia política de comunicación, es un medio más, no el único.

Por último, intenta segmentar lo máximo posible tus publicaciones, cuándo, por qué, a quién quieres dirigir tu comunicación en esta red social de gran proyección política. Instagram tiene un futuro prometedor y ya es un presente más que evidente en la actividad social de cualquier país, región o pueblo. Los políticos tienen que estar cerca de la gente…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince + 4 =