El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha confirmado hoy que los países tienen derecho a establecer como obligatoria la vacunación de los niños frente a determinadas enfermedades, al considerar que puede tratarse de una medida «necesaria» para proteger no sólo la salud propia sino la del conjunto de la sociedad.

Los recursos presentados desde la República Checa, han sido los que han propiciado la respuesta del Tribunal. Concretamente, distintos padres y madres que habían sido multados por no haber vacunado a sus hijos, o incluso se le había prohibido a los menores acceder a los centros de educación infantil por no estar vacunados, recurrieron ante la justicia europea para dirimir esta cuestión.

El resultado de la sentencia se ha producido con 16 votos favorables y 1 en contra, y se ha subrayado que establecer cartillas de vacunación obligatoria, como hace la República Checa en este caso señalado, suponen una cuestión «necesaria en una sociedad democrática», pese a la posible intromisión que pudiera suponer en la vida privada de los ciudadanos.

En este sentido, el Tribunal considera que las medidas que se han tomado por parte de las autoridades del gobierno de la República Checa son proporcionales, como por ejemplo, establecer una multa pecuniaria o vetar el acceso a guarderías. Además, explica la sentencia que en este último caso, se trata más de una medida de prevención sanitaria que de punición, porque se trata de no poner en peligro a los demás niños ante posibles infecciones.

La limitación de acceso a la guardería es una medida que no se aplica en fases de educación obligatoria, porque en este caso, se garantiza la educación del menor.

La sentencia ha señalado también que no se puede vacunar por la fuerza a los niños.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre