Foto: ONU

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictaminado que Polonia, Hungría y la República Checa han violado la ley de la UE al negarse a acoger a refugiados, en base al acuerdo que había para aliviar la carga de Italia y Grecia.

En base al acuerdo, debía ubicarse a 160.000 refugiados en toda la UE durante el año 2015, debido a la sobrepoblación de los campamentos de Grecia e Italia.

La Comisión Europea puede ahora imponer fuertes multas a estos países que han infringido la legalidad europea. La República Checa solamente aceptó 12 de los 2.000 refugiados que habían sido designados. Hungría y Polonia no recibieron ninguno.

El esquema de reubicación asignaba cuotas a los diferentes Estados Miembro de la UE, y se dirigía principalmente a los solicitantes de asilo que habían huído de la devastadora guerra civil de Siria.

El TJUE rechazó el argumento de estos países que explicaban que estos inmigrantes no pertenecientes a la UE podrían representar una amenaza para la seguridad de los estados miembro de la UE. Este argumento, según ha señalado el TJUE, solo podría aplicarse en relación con un solicitante en concreto, de manera razonada y justificada. No con un grupo completo de personas.

Italia y Grecia han acusado durante mucho tiempo a otros estados miembros de la UE de una falta de solidaridad por escoger a grupos de personas muy reducidos.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre