El cómico Josep María Mainat, miembro de La Trinca, además de un reconocido productor, y ex marido de la recientemente fallecida actriz Rosa María Sardá, vive un trágico culebrón desde que el pasado 21 de septiembre su esposa fuera detenida por planear el asesinato de su marido al saber que éste pensaba divorciarse.

La esposa intentó matar a su marido para evitar el divorcio y poder optar así a una herencia millonaria, según los Mossos. Ante las pruebas, el juez de instrucción 32 de Barcelona investiga a Ángela Dobrowolski, de 37 años, por el intento de asesinato a Josep María Mainat a través de inyectarle un exceso de insulina, ya que el reconocido cómico es diabético.

El miembro de “La Trinca” entró en un cuadro de hipoglucemia, una bajada de azúcar y luego en coma.

Las cámaras de la vivienda del ex marido de la Sardá y el glucómetro que utilizan los diabéticos para medir el nivel de azúcar, han puesto al descubierto, según explica La Vanguardia, las intenciones de Dobrowolski que, por el momento, está en libertad condicional en espera del avance de la investigación judicial.

La mujer de Mainat fue detenida tras falsificar cheques de su marido veinte días después del intento de asesinato. Fueron 4.100 euros en dos talones. Mainat ha contratado seguridad privada.

La investigada, de origen alemán, tiene dos hijos con Mainat con quien se casó hace ocho años.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorDefender la vida de las personas mayores
Artículo siguienteSimón pide a los madrileños “no hacer salidas del domicilio sin ningún sentido”
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre