sábado, 18septiembre, 2021
25.4 C
Seville

El teletrabajo como oportunidad de país y de empresa

Óscar Iglesias Fernández
Profesor de Sociología de la UNED
- Publicidad -

análisis

Alerta: en España hay muchos más negacionistas de los que parece

¿Se acuerda el ocupado lector de aquel tiempo tan feliz, cuando presumíamos de que en España no había fascistas ni partidos o movimientos ultraderechistas...

La pirámide de Nacho Cano: un monumento faraónico al «capitalismo de amiguetes»

El cantante y empresario Nacho Cano, ex de Mecano, ya tiene luz verde para construir su Teatro Malinche, una pirámide azteca de treinta metros...

El Repaso del 17 de septiembre: análisis de las principales noticias de actualidad

Hoy en El Repaso, como cada día, ofrecemos a nuestros lectores un análisis de las principales piezas de actualidad. Al final del video, además,...

Sánchez marca la diferencia entre la sociedad española y catalana

Cuando se inicia un proceso de diálogo el objetivo prioritario es alcanzar el arreglo. La primera reunión de la mesa de negociación demostró que...
- Publicidad-

La mayoría de la ciudadanía española cree que el teletrabajo, que tanto se está usando como consecuencia de la COVID-19, es positivo para la sociedad, para la empresa y para los trabajadores, según la encuesta del CIS, Tendencias en la sociedad digital durante la pandemia.

Por tanto, aquellos países y compañías que lo adopten más rápidamente y mejor, ganarán en productividad, pero más importante aún es que ganarán en reputación, algo que repercutirá positivamente en su rentabilidad futura al ayudarles a alcanzar mejores resultados y bienestar.

La buena acogida del teletrabajo en España ha puesto al descubierto una gran contradicción en el mercado laboral. Por una parte, España y muchas empresas contaban con la tecnología necesaria para realizar el teletrabajo con todas las ventajas que ello aporta. Y por otra, existía, y continúa existiendo, una cultura directiva presentista, que se resiste a cualquier novedad por productiva que sea para las empresas y sus trabajadores, aunque como ya se ha visto funcione.

Este contexto, hace necesaria una adaptación al cambio por parte de la mayoría de las culturas corporativas de las empresas, para aprovechar unas ventajas del teletrabajo que ya están contrastadas. Y también muy aceptadas socialmente. Aunque es importante comprender que no todos los empleos son susceptibles de realizarse mediante teletrabajo.

Esta adaptación cultural es urgente, ya que los países y las empresas que más rápidamente y mejor se adapten tendrán una ventaja competitiva y de negocio. Máxime, cuando hay una guerra encarnizada por el talento que se va a agudizar en los próximos años, y en la tendrá un peso importante el trabajo, pero también la forma de trabajar y la sociedad en la que se puede desarrollar esa actividad.

Por eso, es importante aprovechar esta oportunidad para estudiar la experiencia de más de un año de teletrabajo, para analizar los resultados y tomar las decisiones adecuadas que lleven a incluir el teletrabajo en el marco de una nueva cultura laboral, basada en la confianza y la corresponsabilidad.

Tras el final del Estado de alarma, está comenzando una cierta normalidad, que nos tiene que hacer preguntarnos qué ocurrirá con el teletrabajo cuando termine la pandemia ¿Aumentará, se mantendrá prácticamente igual, se reducirá, o dependerá de los casos?

La respuesta la tenemos también en esta encuesta del CIS, ya que un 34,6 por ciento de los españoles piensa que depende de los casos. Un 25,1 por ciento, cree que aumentará. Un 14 por ciento, que se reducirá. Y un 10,7 por ciento que se mantendrá prácticamente igual. Todo ello, en un contexto donde el 12,9 por ciento de la población afirma no tener conexión a internet en su casa.

El momento es apasionante. Pero, reitero que, es preciso analizar como implantar el teletrabajo de la mejor manera posible, tanto en España como en las empresas, porque ello traerá nuevas oportunidades de bienestar para la sociedad española.

Mientras, podemos ir aprovechando el camino recorrido y analizar la gran experiencia que ahora se tiene, y que ya nos muestra algunas tendencias:

  • Un 23,9 por ciento de las personas que han teletrabajo cree que el resultado de su teletrabajo ha sido mejor que el que hacía antes de la pandemia, porque ha tenido mayor rendimiento, más eficaz, eficiente y productivo; porque han tenido más herramientas digitales, y las empresas estaban mejora preparadas y gestionadas; por la mayor optimización del tiempo; porque se trabajaba más horas, con mayor dedicación, mas concentración y menos distracciones; por la mayor comodidad y evitar desplazamientos; porque mejoró en experiencia y en realizar tareas nuevas, entre otras.
  • Un 41,2 por ciento de las personas que han teletrabajo cree que el resultado de su teletrabajo ha sido igual que el que hacía antes de la pandemia, porque el trabajo no ha variado y porque ya teletrabajaba.
  • Para seis de cada diez españoles el teletrabajo es positivo para las empresas, es decir, para el 62,2 por ciento de los ciudadanos, porque reduce costes; evita desplazamientos; aumenta la productividad; facilita la conciliación familiar; porque lo que es buena para el trabajador es bueno para la empresa; porque permite a las empresas seguir trabajando; y porque evita contagios y bajas laborales.
  • El teletrabajo es positivo para los trabajadores para el 49,9 por ciento de los españoles, porque evita desplazamientos, favorece la conciliación familiar, y porque los empleados son dueños de su tiempo para organizar la agenda.
  • El teletrabajo es positivo para la vida familiar de los empleados para un 58,6 por ciento de los españoles, porque facilita la conciliación familia; permite organizar mejor los tiempos de trabajo y no trabajo; que los padres y madres se ocupen más de sus hijos; y que los padres y medres estén más tiempo juntos.
- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Próxima exposición del pintor Ricardo Sanz en el colegio de ingenieros de caminos

Conocido por el gran público como retratista de la familia real, y concretamente por las obras: Retrato de los Príncipes de Asturias y el retrato...

Emilia Martín Fierro, entre la dimensión lingüística de los objetos y el espacio

Emilia Martín Fierro (Tenerife, 1965), presenta su obra más reciente, “Entre membranas (Pasear por el borde)”. La muestra la componen 12 piezas de gran...

Crisis en Castilla y León

En Castilla y León suenan tambores de adelanto electoral. Las últimas elecciones las ganó el PSOE por los pelos. Pero hubo eso que al...

Alerta: en España hay muchos más negacionistas de los que parece

¿Se acuerda el ocupado lector de aquel tiempo tan feliz, cuando presumíamos de que en España no había fascistas ni partidos o movimientos ultraderechistas...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Próxima exposición del pintor Ricardo Sanz en el colegio de ingenieros de caminos

Conocido por el gran público como retratista de la familia real, y concretamente por las obras: Retrato de los Príncipes de Asturias y el retrato...

Emilia Martín Fierro, entre la dimensión lingüística de los objetos y el espacio

Emilia Martín Fierro (Tenerife, 1965), presenta su obra más reciente, “Entre membranas (Pasear por el borde)”. La muestra la componen 12 piezas de gran...

Crisis en Castilla y León

En Castilla y León suenan tambores de adelanto electoral. Las últimas elecciones las ganó el PSOE por los pelos. Pero hubo eso que al...

Alerta: en España hay muchos más negacionistas de los que parece

¿Se acuerda el ocupado lector de aquel tiempo tan feliz, cuando presumíamos de que en España no había fascistas ni partidos o movimientos ultraderechistas...