Una sentencia del Pleno de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha resuelto sobre los efectos económicos de la declaración de nulidad de la cláusula de gastos de los préstamos hipotecarios entre bancos y consumidores. El alto tribunal dictamina que los gastos de tasación, cuando no sea aplicable la Ley 5/2019, de 15 de marzo, reguladora de los contratos de crédito inmobiliario, incumben al banco y no al consumidor.

Con esta sentencia quedan resueltas por la Sala de lo Civil todas las consecuencias de la nulidad de las cláusulas que imponen a los consumidores los gastos de formalización del préstamo hipotecario.

Esta doctrina supone que los consumidores tienen derecho a la restitución de todos los gastos pagados en concepto de registro de la propiedad, gestoría y tasación, así como de la mitad de los gastos notariales. Solo el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados, en el que las normas tributarias establecen que el principal sujeto pasivo es el prestatario, corre a cargo de los consumidores.

Asociación Usuarios Financieros

Desde la Asociación de Usuarios Financieros (ASUFIN) celebran que «el Supremo zanje por fin el reparto de los gastos y, esta vez sí, a favor de los consumidores que podrán recuperar el 100% de gestoría, notaría y tasación». No obstante, lamentan que hayan tenido que pasar 7 años para que el cliente recupere 1.335,89€ + intereses y que solo vaya a recuperar las costas de primera instancia, teniendo que asumir los gastos de segunda instancia y del Supremo.

Asimismo, desde ASUFIN hacen un llamamiento para que «las entidades financieras devuelvan estos importes a sus clientes sin tener que acudir a tribunales» y añaden que «son procedimientos que suponen un alto coste tanto para los consumidores, como para todos los contribuyentes».

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre