El Tribunal Supremo, en concreto la Sala de Gobierno, ha admitido la solicitud de Fernando Presencia para que el magistrado Luciano Varela sea jubilado por «incapacidad permanente». Hay que recordar que, según ha publicado Diario16, este juez tiene que jubilarse el próximo día 9 de mayo por ser la fecha en la que cumpliría los 72 años, un hecho que podría provocar que el juicio del procés tuviera que repetirse.

Sin embargo, Presencia va más allá, puesto que afirma que Varela «podría estar mostrando síntomas de demencia senil desde hace años» y pone como ejemplo las reacciones del magistrado durante la comparecencia de Gabriel Rufián durante el juicio del Procés. Según el juez Presencia, además, Varela podría llevar tiempo pensando en retirarse por «cansancio intelectual». De hecho, fue el propio Fiscal del Tribunal Supremo, Luis Navajas quien en el año 2010 ya consideraba al entonces magistrado instructor, Luciano Varela, como un «extravagante» calificando su instrucción como «insólita» e «insostenible».

Según un comunicado de ACODAP, la asociación contra la corrupción presidida por Fernando Presencia, se pone como ejemplo «de la posible “demencia senil” del magistrado del ‘procés’, la sentencia del Tribunal Supremo nº 185/2018, de 17 de abril de 2018, relacionada con acciones preferentes y subordinadas de la que habría sido ponente Luciano Varela. Según la asociación, «se llegó a una solución tan “increíble” como “absurda y escandalosa”, donde, después de reconocer que un empleado de la entidad bancaria habría falsificado las firmas de los clientes en la contratación de productos financieros, se negaba, a renglón seguido, que hubiera estafa porque “no hubo ánimo de lucro”. Luciano Varela absolvió, además, a la entidad y al propio empleado de cualquier obligación indemnizatoria porque, según la misma sentencia, tampoco hubo “perjuicio”. Y aunque la sentencia terminó condenando penalmente la falsedad documental, sin embargo, al absolver Luciano Varela a los acusados de cualquier responsabilidad indemnizatoria, los perjudicados no podían reclamarla ni siquiera por la vía de la responsabilidad civil», se puede leer en el comunicado de ACODAP.

Fernando Presencia, además, pone otro ejemplo que, según él, demostraría los hechos por los que se solicita la jubilación de Luciano Varela. «Otro ejemplo que pone la misma asociación para ilustrar la presunta incapacidad de Luciano Varela es su ponencia de la sentencia que confirmó el encarcelamiento de la abogada y profesora de universidad, Antonia Magdaleno, experta en Derecho Mercantil y precursora de la dación en pago, que fue condenada “inexplicablemente” a cuatro años de cárcel por un “inexistente” delito de estafa en una cuestión puramente civil, al negarse a repartir con sus socios los honorarios que ella sola había percibido como administradora concursal», afirma Presencia, añadiendo que «la sentencia demuestra una cierta falta de coherencia en el discurso de los hechos y en la lógica de los argumentos, teniendo en cuenta la edad avanzada del magistrado ponente, Luciano Varela, que el próximo 9 de mayo de 2019 deberá jubilarse al cumplir los 72 años de edad. No en vano, según señalan las mismas fuentes, el negarse a repartir con terceros el dinero que se ha conseguido lícitamente nunca puede constituir un delito de estafa, aunque medie el engaño».

El presidente de ACODAP, además, pone otro ejemplo que sufrió él mismo, ya que en la sentencia que confirmaba la inhabilitación de Presencia que «por absurda, ha sido declarada inejecutable por el propio Consejo General del Poder Judicial, a través de su Comisión Permanente». Según Presencia, ha sido esta sentencia la que «ha provocado que la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo se haya decidido finalmente a estudiar la solicitud para la jubilación anticipada del magistrado del ‘procés’ por incapacidad permanente».

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre