Placa ante la comisaría de la Via Laietana (Twitter @G_Pisarello)

La madrugada del martes el Ayuntamiento de Barcelona instaló una placa en el número 43 de Vía Laietana, justo a escasos metros del edificio principal de la Policía Nacional en Barcelona. En ella, escrito en distintos idiomas (español, catalán, inglés) se denuncian las torturas realizadas durante el franquismo en ese edificio. Se señala que fue un «centro de represión franquista en Barcelona. Por sus insalubres y saturadas celdas pasaron decenas de antifranquistas que sufrieron todo tipo de torturas en los interrogatorios».

Esta iniciativa es una más dentro del Programa Memoria 2019, donde se llevan a cabo una serie de actos informativos para que los hechos sucedidos y hasta ahora silenciados no queden en el olvido.

En el acto, además de personalidades en representación del Ayuntamiento como el edil Pisarello, se encontraron muchas personas republicanas, activistas por la democracia y antifascistas.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha informado a través de su cuenta de twitter que este atril «ha servido para haer públicos relatos de víctimas», añadiendo que «Ahora que un grupo fascista lo ha atacado, todavía con más convicción y respeto lo volveremos a poner. Tantas veces como haga falta».

El número dos de Colau, y comisionado de Cultura, Joan Subirats, ha informado de que él pasó allí 72 horas en 1973. Y que sintió un gran alivio cuando le llevaron al juzgado y después a la Cárcel Modelo junto a un centenar de detenidos de la Assamblea de Catalunya. «No es una placa ofensiva. Es memoria necesaria». Ha declarado en redes sociales.

Respuesta por parte del Sindicato Unificado de Policías

Sin embargo, la respuesta por parte del Sindicato Unificado de Policía no se hizo esperar. A través de un comunicado oficial, denunciaron que esta placa supone un «atentado contra la convivencia, además de la estigmatización del colectivo de policías nacionales, muchos de ellos catalanes y por encima del 70 por ciento nacidos en democracia, que prestan servicios a la sociedad catalana». Además, el SUP carga contra el Gobierno de España, denunciando su «abandono institucional» hacia los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado en Cataluña.

El sindicato considera que se trata de una iniciativa partidista.

La placa ha amanecido destrozada

Ha sido la propia alcaldesa de Barcelona, Ada Colau quien ha informado de que ha sido un «grupúsculo ultra» quien ha reivindicado el ataque, refiriéndose a un grupo que ha colgado la imagen de la placa destrozada en Instagram, en un mensaje que alababa a la Guardia Civil y a la Policía Nacional.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre