Imagen de homenaje a la pequeña Sara, que murió en 2017 sin que los Servicios Sociales llegaran a tiempo de salvarla.

Desde Castilla y León se siguen pasando la pelota unos servicios a otros por el caso de la menor de cuatro años que sufrió una agresión sexual según detectaron los servicios de Pediatría del Hospital Río Ortega, sin informar a Servicios Sociales. Así, desde el centro sanitario se saltan La el nuevo decreto de protección a los menores de edad de la Junta de Castilla y León, aprobado el pasado 14 de enero en Consejo de Gobierno.

En el hospital Río Hortega dejaron irse a la pequeña, que acudió a consulta con su madre, pese a detectar una enfermedad venérea, sin comunicar el caso a la Consejería de Familia, que no supo nada hasta 11 días después a través de un escrito de Fiscalía.

Ahora, la Justicia investiga al novio de la madre como «sospechoso» de una agresión sexual que ocurrió, según parece, fuera de España, lo que obligaría a la jueza a pasar el tema a la Audiencia Nacional para que prosiga con la investigación.

Como ya informó ayer Diario16, Castilla y León vuelve a fallar ante la situación de una menor de cuatro años a la que los servicios hospitalarios de Valladolid detectan una enfermedad venérea sin que actuara la Fiscalía ni se diera comunicación para la intervención de los Servicios Sociales. Así, a los cuatro días, la madre vuelve con la pequeña al centro hospitalario de Río Hortega con lesiones en una mano y un ceja.

A pesar de la gravedad de los hechos, según ha podio saber nuestro medio, servicios sociales no había recibido ninguna petición de Fiscalía ya que no considera que exista riesgo o desamparo de la menor.

El caso de Sara

Los hechos de indefensión de la niña recuerdan al tráfico suceso de la pequeña Sara, ocurrido también en Valladolid en agosto de 1917, cuando los Servicios Sociales de la Junta llegaron tarde, a pesar de las denuncias reiteradas de la familia de la madre, a salvar la vida de la niña también de cuatro años que finalmente ingresó en el hospital con una paliza, tras sufrir agresión sexual, que le ocasionaron la muerte.

Algo falla en la comunidad para que en menos de tres años vuelvan a repetirse los trágicos sucesos que no pudieron salvar la vida de Sara, pero que sí están a tiempo de hacerlo con la menor de cuatro años.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorGénova acusa ahora a Arrimadas de estar con Podemos
Artículo siguienteLa Atención Primaria madrileña inicia la guerra contra Ayuso y se pone en huelga indefinida
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre