El Gobierno presidido por Pedro Sánchez tiene despejada la legislatura con la aprobación en el Senado de forma definitiva de los Presupuestos Generales del Estado de 2021, las primeras cuentas de la coalición del PSOE y Unidas Podemos, una guía para una política económica marcada por la crisis y la gestión de los fondos europeos.

Los Presupuestos de 2021 entrarán en vigor el 1 de enero, ya que no se han modificado en la Cámara alta. Es la primera vez en cuatro años que se aprueba unas Cuentas en tiempo y forma desde el de 2016.

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha celebrado tras el Consejo de Ministros, que “España va a iniciar el año con nuevas cuentas, unos Presupuestos inéditos para un momento singular de la historia de nuestro país, que permitirán afrontar el futuro con mayor fortaleza.

La Cámara alta no ha incluido ninguna de las más de 3.500 enmiendas, por lo que queda aprobado definitivamente sin necesidad de volver al Congreso.

Se pone así fin a una tramitación acelerada, de menos de dos meses -el proyecto se aprobó en Consejo de Ministros el 27 de octubre y se presentó en el Congreso al día siguiente-, en la que ha recabado el apoyo de 12 formaciones: PSOE, Unidas Podemos, PNV, ERC, Bildu, PDECat, Compromís, Más País, Nueva Canarias, Teruel Existe, Partido Regionalista Cántabro y Partido Aragonés.

Entrada en vigor

Los Presupuestos de 2021 entrarán en vigor el 1 de enero. Es la primera vez en cuatro años que se aprueba un Presupuesto en tiempo y forma desde el de 2016.

Las cuentas de 2018 han sido las que más han durado de la historia reciente de España, y fueron aprobadas en el Gobierno de Mariano Rajoy, días antes de la presentación de la moción de Censura de Pedro Sánchez, que le convirtió en Presidente del Gobierno.

Las cuentas de Montoro fueron prorrogadas hasta el año 2020.

El Gobierno quiere hacer frente a las consecuencias de la crisis derivada de la pandemia de la Covid-19 y prepararse para articular los fondos europeos, con un primer adelanto de 27.000 millones.

Incorpora medidas sociales -subida de pensiones y sueldo de los funcionarios, ampliación del permiso de paternidad o más fondos para sanidad- y tributarias -subida del IRPF para rentas altas o del IVA para bebidas azucaradas, aunque finalmente no del diésel-.

Críticas de la oposición

La última jornada de debate en Senado, en la que se han debatido las enmiendas parciales, no se ha incorporado ninguna enmienda, procedentes tanto de los grupos de la oposición como de los propios socios del Gobierno.

Los partidos de Gobierno han defendido las cuentas en el Senado, el socialista Ander Gil porque “atienden las principales necesidades del país, como transformar la economía o reforzar el Estado del bienestar”, mientras que la senadora de En Comú Podem Sara Vilà porque “son unos presupuestos expansivos con medidas sociales”.

Entre sus apoyos, la senadora del PNV María Dolores Etxano ha subrayado que era «imprescindible contar con un Presupuesto”, mientras desde ERC Mirella Cortès ha pedido al Gobierno “poner fin a la represión en Cataluña”.  Desde EH Bildu, Gorka Elejabarrieta ha defendido “la necesidad de avanzar en la democratización del Estado con la defensa de la plurinacionalidad”.

El senador del PP, José Vicente Marí “ha afeado que el PSOE calle y agache la cabeza frente a unos socios que buscan otras cosas diferentes al bienestar del país, al tiempo que ha afirmado que los Presupuestos no son creíbles”,

La senadora Ruth Goñi, de Ciudadanos ha rechazado los Presupuestos “porque no son realistas, no apoyan a las pymes ni al turismo y no apuestan por la innovación”, mientras que desde el partido de extrema derecha, Vox, Jacobo González-Robatto ha cargado “contra las subidas de impuestos”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre