El Rey Emérito

El rey Juan Carlos ha anunciado este lunes que dejará de desarrollar actividades institucionales y se retirará de la vida pública a partir del próximo 2 de junio, fecha en la que se cumplen cinco años desde su abdicación.

Los problemas de salud del Rey Emérito y los escándalos económicos y de faldas con los que se le ha vinculado estos últimos años, hacen pensar que será más fácil para la Corona mantenerle alejado de los actos instituciones.

No afecta a la Reina Sofia

En principio esta decisión no afecta a la Reina Sofía.

En una carta dirigida a su hijo, Felipe VI, don Juan Carlos afirma que «ha llegado el momento de pasar una nueva página en mi vida y de completar mi retirada de la vida pública».

El rey emérito señala en el texto que ha venido madurando esta idea «desde el año pasado, cuando celebré mi 80 cumpleaños«, una intención que reafirmó con motivo de la «inolvidable conmemoración» del 40 aniversario de la Constitución.

«Un acto solemne -prosigue el texto-, lleno de emoción hacia mí, que me hizo evocar, con orgullo y admiración, el recuerdo de tantas personas que contribuyeron a hacer posible la Transición política y renovar mi sentimiento de permanente gratitud hacia el pueblo español».

Don Juan Carlos, que asegura en la carta haber desarrollado desde su abdicación «actividades institucionales con el mismo afán de servicio a España y a la Corona que inspiró mi reinado» expresa su intención de retirarse «con una firme y meditada convicción».

El rey finaliza su misiva asegurando a su hijo que toma la decisión «desde el gran cariño y orgullo de padre que por ti siento, con mi lealtad siempre».

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorValls amenaza con irse de Ciudadanos si Rivera pacta con Vox
Artículo siguienteEl Gobierno socialista de coalición con Podemos se aleja
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre