Los empresarios del juego se reorganizan para hacer frente a las iniciativas ya iniciadas por el ministro de Consumo, Alberto Garzón, contra las casas de juegos. Quien más lidera esa ofensiva es el denominado “rey del juego”, Albert Sola, y la Asociación de Empresas Operadoras de Máquinas Recreativas de Catalunya.

Los magnates del juego advierten que se ponen en peligro miles de empleos

La respuesta a las intenciones del ministro Garzón no se han hecho esperar. Y es que, según informó diario16.com, El Gobierno de coalición , en materia de consumo, tiene como una de las medidas estrella “una regulación de la publicidad de los juegos de azar y apuestas en línea, de ámbito estatal y similar a la de los productos del tabaco, así como la introducción de medidas de información, gestión y limitación del consumo de juegos de azar”

El empresario Albert Sola Maristany acumula un gran poder en el sector del juego en Catalunya, en varias comunidades autónomas y en América Latina. Fue presidente y es vocal de PATROJOC, la organización empresarial representativa del juego privado de Catalunya; de Europer, la Asociación de Empresas Operadoras de Máquinas Recreativas de esta comunidad, y presidente del Grupo Solplay, empresa familiar dedicada al mundo del ocio, el juego y la hostelería desde hace 50 años, según informa La Celosía.

Negocio de las apuestas

En 2012  Grupo Solplay anunció un acuerdo con Bwin para instalar, gestionar y desarrollar el negocio de las apuestas en todo el país. La intención de Solplay y Bwin era instalar más de 500 terminales de apuestas. El grupo familiar también ha extendido sus redes del juego a América Latina, especialmente Argentina, y a capitales del juego como Florida en los Estados Unidos.

“La criminalización desde el desconocimiento del sector del juego privado pone en riesgo miles de empleos y casi al 1% del PIB nacional, o lo que es lo mismo 32.383 millones de euros”, advierte en un comunicado Europer al ministro de Consumo, Alberto Garzón. La Asociación le solicita una reunión para “explicarle la realidad de un sector que supone casi el 1% del PIB Nacional”.

Para Sola “no es razonable que sin un una toma de contacto previa se sentencie a un sector que crea empleo estable y de calidad además de que interactúa con otros ámbitos clave de la economía española como el turismo o la hostelería”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here