Cementerios, castillos fantasmales, casas encantadas, pasadizos oscuros, enclaves vampíricos, lagos donde habitan monstruos… Lorenzo Fernández Bueno  el presentador de «99 lugares donde pasar miedo», que se emite los sábados en DMAX , nos vuelve a sorprender con un proyecto diferente que pondrá a más de uno los pelos de punta.

Amén de ser el director de Año Cero/Enigmas , coordinar un nuevo proyecto de podcast El colegio invisible  y promocionar su novela La vampira de Venecia  (Berenice), ahora está firmemente decidido a hacer pasar miedo a nuestros personajes más famosos: Dani Rovira, Fernando Tejero, Ana Guerra, Roi, Christian Gálvez … Conversamos con él sobre los lugares que más le aterran, la adrenalina que se descarga ante un momento de terror y lo que todavía no ha logrado explicarse a pesar de llevar toda una vida ligada al misterio.

 

Todo un experto en miedo… ¿cómo definiría lo que es miedo realmente?

Para mí el miedo es una señal de aviso; una alarma que se enciende y que te advierte que como des un paso más, puede ser el último. Pero también es una sensación muy apetecible si logramos controlarlo. Sin miedo no existiríamos.

 

Director de Año Cero/Enigmas, escritor, locutor, conferenciante sobre el misterio y el lado oculto de la vida… Una vida ligada al misterio, a fenómenos que se nos escapan, ¿qué es lo que todavía no logras explicarte?

La verdad es que las cosas que no me explico tienen poco que ver con el misterio. No me explico por qué hay hambre cuando hay excedentes de alimentos; no logro entender por qué quienes nos engañan acaban decidiendo hacia dónde debemos ir; no entiendo que haya gente muriendo en mitad de mar y que quienes puede hacer algo sean capaces vivir tranquilos… Podría empezar y no acabar…

No se puede vivir sin miedo; sin el miedo que te advierte. No sólo es innato sino que es necesario. Incluso, dependiendo de cómo lo vivas hasta puede ser divertido.

 

99 lugares para pasar miedo es un libro cuyo éxito ha dado el salto a la pequeña pantalla. ¿Cómo surgió la idea y cómo ha sido la experiencia?

Bueno, pues como surgen casi todas estas ideas, casi sin pensarlo. Además, te puedo decir algo que no he contado antes. Y es que este proyecto fue el primero que presentamos a DMax, entonces Discovery MAX, hace ahora cuatro años, y quedó aparcado en un cajón. Desde que llegamos a este canal no hemos querido hacer productos «tipo». Cada temporada hemos querido hacer algo completamente diferente a la anterior. Por eso Enigmas de nuestra historia (2016) no tenía nada que ver con Misterios (2018), ni ésta última con «99 lugares…». Además a este proyecto le queríamos dar una relevancia, avanzar un paso más allá, abrir estos contenidos al gran público, y de este modo surgió la idea de ir acompañados… ¿La experiencia? Brutal. No sólo porque hemos logrado que nuestros acompañantes se interesen por estos temas y deseen volver, es que por encima de todo he tenido la oportunidad de reencontrarme con admirados amigos como Christian Gálvez, y de conocer a gente tan maravillosa como Dani Rovira, Tomás García, Ana Guerra, Roi o Fernando Tejero. Toda una experiencia.

 

Misterios, desafíos, terrores nocturnos, lugares encantados… ¿pero qué necesidad hay de pasar tanto miedo? ¿No tenemos bastante con la vida real?

Pues es posible que sea precisamente por el asco que nos dan algunas circunstancias de la vida real, por lo que nos apetece sentir el corazón latiendo fuerte, la adrenalina a tope, los nervios a flor… Eso te lo da el miedo cuando sabes que está controlado. Esto que proponemos es como un parque de atracciones pero con la diferencia de que lo que contamos y lo que vemos es absolutamente real. Es decir, que si hay a quien le ha pasado, también te puede pasar a ti…

 

¿Se puede vivir sin miedo? ¿O el miedo es innato del ser humano?

No se puede vivir sin miedo; sin el miedo que te advierte. No sólo es innato sino que es necesario. Incluso, dependiendo de cómo lo vivas hasta puede ser divertido. ¿O acaso cuando somos pequeños, en noches de campamento o reuniones de amigos no apetece que alguien cuente una de esas historias que ponen los pelos de punta?

Roi y Ana fueron los que más miedo pasaron. A los pobres los dejamos durmiendo en el castillo de Comlongon que dicen que es el más encantado de Escocia

 

¿Solo hay 99 lugares pasar miedo? Dime el lugar número 100 que te has dejado en tintero…

¡Madre mía! Te podría decir el 100: Hotel salto de Tequendama en Colombia; el 101: Hotel Stanley, en Colorado; 102: la ruta de la brujería, en Aragón; 103: el Camino pagano de Santiago; 104: el Mesón-Casa Jobito, en México; 105: el templo de los demonios de Göbekli Tepe, en Turquía… son tantos que harían falta demasiadas vidas.

Lorenzo, Ana Guerra y Roi.

 

¿A quién te gustaría (y todavía se te ha resistido) llevarte contigo a pasar una noche de miedo?

Bueno, la verdad es que en el proyecto de DMAX estaba previsto que a Colombia se viniesen los Javis. Finalmente su agenda hizo que nos viéramos obligados a postergar ese viaje. Creo que lo que vamos a buscar a ese país se amolda perfectamente a la personalidad de ambos, porque son dos tipos muy valientes a los que me da que nada asusta… O hasta ahora nada ha asustado, porque se han cruzado con nosotros en el camino. Así que no desisto de hacerlo. Ya os contaré.

 

Y ahora que no nos oye nadie, ¿muchos de tus invitados se han llevado sus amuletos por aquello de no traerse malas vibraciones? ¿Y qué me dices de ti? ¿Algún amuleto protector?

La verdad es que si los han traído no me han dicho nada. Sí se han llevado alguno de los viajes que hemos hecho. Por ejemplo con Fernando Tejero, en pleno descenso nocturno del castillo del Drácula histórico y al atravesar un bosque, nos topamos con una extraña comitiva vestida con trajes típicos y entonando cánticos ancestrales a la luz de las velas, que le regalaron una cruz ortodoxa que previamente bendijeron a su modo. Fue entre aterrador y emotivo, porque evidentemente no estaban allí por nosotros. Simplemente nos encontraron en un camino en el que no debíamos de estar. En cuanto a si llevo o no algún amuleto, soy andaluz…

«Un personaje que me aterra y me fascina a partes iguales es Vlad III, el príncipe de Valaquia. El «empalador»

 

Dime la verdad, ¿quién se ha aterrorizado más de todos los que te ha acompañado en esta aventura?

Yo creo que Roi y Ana. A los pobres los dejamos durmiendo en el castillo de Comlongon que dicen que es el más encantado de Escocia. Imagínate, eso es mucho decir en un país como éste. Y además Ana pasó toda la madrugada en la habitación de Lady Marion, el fantasma del lugar, justo el día en el que se conmemoraba la muerte traumática de ésta. Lo pasó mal pero fue muy valiente, la verdad. Recuerdo cuando le dije a Mr. Ptolomey, el dueño del castillo, lo que quería hacer. Se santiguó y dijo: «Godness, spanish people… craziest». Y se fue moviendo la cabeza contrariado…

 

Cuéntanos cuál es el personaje de leyenda o realidad que más te aterra.

Un personaje que me aterra y me fascina a partes iguales es Vlad III, el príncipe de Valaquia que pasó a la historia con el sobrenombre de «el empalador» y que dio a Bran Stoker los argumentos suficientes para convertirlo en vampiro. Recorrer los sitios en los que cometió tantas atrocidades, de noche, eriza el bello…

 

Eres más autor de no ficción, pero también has hecho incursión en la novela con La vampira de Venecia …. Imagino que aunque ficcionada habrá fondo real basado en tus investigaciones.

Totalmente. De hecho la novela surgió a raíz de una noticia que se publicó en 2009, y que aseguraba que en Venecia, en una de sus islas, se había encontrado un cráneo con un ladrillo incrustado en la boca. La conclusión a la que llegaron los arqueólogos es que aquella persona, única entre los mil quinientos cuerpos de la fosa común en la que fue hallada, fue sometida a un ritual de exorcismos contra vampiros a finales del siglo XVI, coincidiendo con una de las últimas epidemias de peste que asoló la ciudad de los canales. Y claro, con este argumento construir la novela no fue difícil…

 

Para terminar, me gustaría que nos contaras tus próximos proyectos, amén de estar preparando (eso espero) tu siguiente novela, ¿qué otras sorpresas nos tiene preparadas Lorenzo Fernández Bueno?

No me puedo estar quieto, ya me conoces. De momento ando entusiasmado con un podcast que estamos haciendo en podiumpodcast.com, que se llama «El Colegio Invisible» y donde me divierto una barbaridad haciendo una propuesta muy diferente de espacio de misterio y viajes. No te hago spoiler; tenéis que escucharlo para ver qué es este invento. Evidentemente sigo intentando hacer que la revista que dirijo siga siendo la referencia de estos temas en España y América, algo de novela hay por ahí… y pronto volveremos a dar guerra en la tele. Y entre medias me tomaré alguna cerveza…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 − 6 =