La Historia nos enseña que los  grandes cambios en el mundo son la consecuencia de las grandes crisis. La corona viral que vive el mundo desde 2019,  permite conocer que la mayor violencia racial de hoy viene de los EEUU y no del Sur de América, revela la prensa norteamericana.

En el Antiguo Egipto, aparecieron diez plagas que diezmaron al pueblo egipcio.  En este siglo las empresas de control de plagas disponen de avanzada tecnología, porque sin ella, sería poco probable acabar con las pandemias, cada vez más agudas y expansivas.

Así como Mark Twain, en El Forastero Misterioso,  nos habla que Austria de 1590, quedaba muy lejos del mundo y dormía el extraño personaje llamado El Satanás,  que desde su perspectiva es mucho más bestial que la del mundo animal. En el caso de Egipto, Moisés y Aarón, solicitaron al Faraón que liberara a los israelitas a petición de Dios, y ante su negativa, le enviaron diez plagas que asolaron al pueblo.

La prensa internacional como – DPA, NY Times, Diario 16 – revelan en esta ocasión  la .necesidad del urgente cambio  en las relaciones entre Estado y Sociedad para que la morada del Hombre y la Mujer, pueda permitir prolongar la vida, aplacando aun los grandes error de los sistemas  gubernamentales y estimulando la integración  de credos, razas y culturas. No hay alternativas.

VOCES DE LA PRENSA

Qué dice la Deutsche Welle sobre lo que ocurre hoy en América,  cada vez más violento con su propio racismo policial:

“Activistas en Alemania renuevan sus llamados a esclarecer sus propios casos de brutalidad policial”. Mientras en Estados Unidos se extendían los disturbios por la violenta muerte de George Floyd, numerosos activistas en Alemania pedían a la Policía que enfrentara sus propias acusaciones de violencia racista.

Que el racismo baja de las fronteras de Estados Unidos al resto del continente no es nada nuevo. Acaso no está más naturalizado, diluido en el mestizaje, el llamado ascenso social y los chistes propios del talante relajado de nuestra idiosincrasia.

El racismo contra los afro descendientes se ha potenciado en las plataformas digitales.  Este fue el tema central de la discusión, del reciente primer taller de la iniciativa digital juvenil afro descendiente, con líderes de Brasil y Colombia, en Cali.

 Dentro de la iniciativa Afro Latino Digital 2016, que auspician el Centro de Estudios Afrodiaspóricos, la Universidad de Harvard y Google Brasil, según el periódico El Tiempo de Bogotá,  Brasil y Colombia son los dos países del continente con mayor población de origen africano, “incluso, superior a la de Estados Unidos”. “El Gobierno colombiano la estima en un 10 por ciento, pero la ONU la estima entre un 25 y un 30 por ciento”.

Mientras tanto en México otros académicos trabajan por dar más visibilidad al problema del racismo en la región. El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt)  se propone “evidenciar y combatir el racismo y la xenofobia que, estructuralmente insertos en las relaciones de poder, provocan diversos grados de discriminación, marginación, inferiorización y exclusión en las vidas de varios y diversos grupos humanos, y obstaculizan su acceso a la igualdad de oportunidades y al disfrute de sus derechos humanos fundamentales”.

Volvemos a Norte América donde muchas personas negras han sido asesinadas o han fallecido en custodia durante los últimos 20 años. El caso más conocido es el del solicitante de asilo Oury Jalloh, de Sierra Leona, cuyo cuerpo calcinado fue hallado en una celda policial en Dessau en 2005.

Los afrodescendientes en Alemania suponen que la comunidad africana en EEUU nunca ha tenido la sensación de que la Policía está ahí para protegerlos”, dice Sylvie Nantcha, fundadora The African Network of Germany). “Más bien tienen la impresión de que la Policía está ahí para sospechar de ellos”.  Miembros del partido democristiano alemán CDU, van multiplicándose y denuncian que los estados federados alemanes son responsables de sus equipos policiales. Los propios “Länder” reclutan a su personal. Los sindicatos policiales se muestran a la defensiva.

DESDE NEW YORK

Nicholas Kristof, desde la página  editorial del NY Times 27.06.2020, comenta una investigación  de
Jessica Monje-Pere, del Centro Cultural de Washington County, con el  sugestivo título:

“Ahora es el momento de aprender de los hispanoamericanos”. No son “delincuentes, traficantes de drogas, violadores”, como dijo Trump, pero a menudo son modelos de la sociedad civil.

Ella, Jessica Monje-Pérez,  trabaja con voluntarios y otros empleados para preparar cajas de alimentos para los trabajadores migrantes en Cornelius, Oregon.

 “Los académicos lo llaman la “paradoja hispana”: a pesar de la pobreza y la discriminación, los hispanoamericanos viven significativamente más tiempo que los estadounidenses blancos o negros. Los latinos también parecen tener tasas de suicidio más bajas que los blancos, tienen menos probabilidades de beber alcohol, tienen menos probabilidades de morir por sobredosis de drogas y, al menos entre los inmigrantes, parecen cometer menos delitos”

Los investigadores se han preguntado durante décadas por qué es esto. ¿Familias fuertes? ¿Redes sociales de apoyo? ¿Fe religiosa e iglesias activas? ¿Una ética de trabajo de inmigrantes que maneja duro?

Es una paradoja porque los desfavorecidos normalmente viven vidas más cortas. Los hispanos en los Estados Unidos sufren discriminación, alta pobreza, tasas más bajas de seguro de salud que los blancos y los negros; sin embargo, disfrutan de una esperanza de vida de 81.8 años, en comparación con 78.5 años para los blancos y 74.9 años para los negros.

Esta resistencia ahora es probada por el coronavirus, que ha afectado particularmente a los latinos: los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informaron este mes que el 33 por ciento de los estadounidenses que dieron positivo para el coronavirus han sido hispanos, casi el doble de su 18 por ciento de la población.

La crónica del NY Times remarca que Cornelius,  estuvo en una ciudad al oeste de Portland con una gran población latina, para evaluar el impacto de la crisis, y el virus, previsiblemente, ha afectado mucho a los hispanos. Muchos son inmigrantes indocumentados y, por lo tanto, no reciben pagos de ayuda federal. Sin embargo, lo que me sorprendió, de acuerdo con la paradoja hispana, fue cómo la comunidad se unió para aliviar el sufrimiento.

EL RACISMO  EN  CASA

América Latina, si se mira a sí misma, podrá corroborar que el  racismo es tan  intenso y peligroso  como  en el Norte. Las conclusiones de recientes estudios señalan que las minorías, por igual, en los contextos online y offline”, padecen con la segregación expresada en los medios digitales que ha crecido. “En toda América Latina, el discurso en línea y mediatizado digitalmente dirigido a la juventud afro descendiente ha intensificado el estigma racial ya existente y que se extiende sobre el habitante rural, indígena, cholo, nativo….

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre