Foto: Flickr

Por desgracia para los ciudadanos españoles, la izquierda siempre pierde, aunque gane. Eso es un problema para el pueblo y lo estamos viendo con la situación de parálisis generada tras la no investidura de Pedro Sánchez por la irreconciliable lucha cainita de la izquierda española. Ralph Waldo Emerson decía que «las naciones más progresistas son siempre las que navegan más y tienen más marinos», es decir, que un país con un gobierno progresista siempre avanzará más porque tendrá el apoyo de su ciudadanía.

El mejor ejemplo de ello lo tenemos en el resultado de las últimas elecciones generales. El PSOE ganó gracias a que los votantes decidieron que se debía continuar con las políticas basadas en la justicia social iniciadas por el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Sin embargo, y a pesar de que lo lógico hubiera sido que tanto PSOE como Unidas Podemos hubieran llegado a un acuerdo para conformar un gobierno, ya fuera de coalición, ya fuera de cooperación, la realidad indica que cada vez estamos más cerca de unas nuevas elecciones en el mes de noviembre porque no está garantizada la candidatura del actual presidente en funciones, lo cual se podría interpretar como que los asesores volverían a ganar a la política progresista, hecho que sería una desgracia para el pueblo, dado que eso abriría la puerta a un gobierno de PP y Ciudadanos o, lo que es peor, un trifachito de las derechas de la Plaza de Colón. Andalucía, Madrid o la Región de Murcia son ejemplos de lo que tendrían que sufrir los españoles y, sobre todo, las españolas.

En medio de esta incertidumbre, el PSOE ha decidido trasladar la presión al resto de partidos, sobre todo a Podemos. Ambas formaciones de izquierda ya han declarado públicamente su desconfianza recíproca.

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha indicado en la mañana de hoy que Pedro Sánchez sólo presentará su candidatura a Felipe de Borbón «si se dan las condiciones», lo cual no hace más que trasladar la presión sobre Podemos para que acepten un acuerdo de programa progresista puesto que la coalición ya ha sido descartada. «Sánchez intentará ser investido si se dan las condiciones, ahora está buscando la confianza de las fuerzas políticas con las que pueda entenderse», ha dicho Ábalos, quien, por otro lado, ha recordado que la fórmula del gobierno de coalición planteado por Pablo Iglesias no se pudo llevar a efecto: «Accedimos a un gobierno de coalición, pero eso no acepta un pequeño gobierno dentro», además de recordar que la suma de ambos partidos de izquierda no da la mayoría absoluta.

Respecto a los partidos de la derecha, el ministro en funciones ha criticado el bloqueo que han colocado a Sánchez para evitar que sea investido presidente, sobre todo porque no existe una alternativa conservadora de gobierno. «Si hubiera una mayoría alternativa podrían plantear otra cosa, pero es que no la hay. Están utilizando el bloqueo espuriamente. Los partidos que han perdido no suman y no asumen esa posición ni reconocen la victoria electoral del PSOE». Además, Ábalos ha vuelto a recordar lo ocurrido en 2016 en la investidura de Mariano Rajoy y la abstención del Partido Socialista. «Si la petición que hacía Rajoy pidiendo la abstención era razonable en ese momento, lo tiene que ser ahora también», ha afirmado el ministro en funciones.

Por tanto, mientras Pedro Sánchez continúa reuniéndose con partidos políticos y con representantes de la sociedad civil, el Partido Socialista ha trasladado la presión al resto de formaciones. Esto, que puede ser una nueva táctica sugerida o impuesta por los asesores, puede tener como consecuencia un cierre de puertas que lleve al pueblo a votar en noviembre.

Apúntate a nuestra newsletter

4 Comentarios

  1. El PxxE puede vender o intentar vender lo que quiera. La prensa, radio y tv lo pueden comprar por el interés de sus dueños: engañarán a parte de sus lectores mientras otros dejarán de ser intoxicados para dudar o no creer simplemente los libelos y fake news continuas que lanzan al público como polen subvertir la sencilla y evidente realidad.
    Suponiendo, que ya sé que es mucho suponer, que el pucherazo es difícil podrían los de «con Rivera no» votar a un partido de izquierdas y no al camuflado de izquierda PxxE. Las clases populares no deberemos perder la esperanza.

  2. El PxxE puede vender o intentar vender lo que quiera. La prensa, radio y tv lo pueden comprar por el interés de sus dueños: engañarán a parte de sus lectores mientras otros dejarán de ser intoxicados para dudar o no creer simplemente los libelos y fake news continuas que lanzan al público como polen para subvertir la sencilla y evidente realidad.
    Suponiendo, que ya sé que es mucho suponer, que el pucherazo es difícil podrían los de «con Rivera no» votar a un partido de izquierdas y no al camuflado de izquierda PxxE. Las clases populares no deberemos perder la esperanza.

  3. Sánchez tu nunca asquerido gobernar con podemos lo unico que as hecho es esperar que pase eltiempo y hacernos ir aunas nuevas eleciones y llodigo si sale otra vez lomismo y tienes que pactar otra vez nosllebaras a unas nuevas eleciones asta que saques los escaños que quieras tu

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre