El presidente hoy en Moncloa presenta la España Digital

El CIS de enero da ventaja considerable al PSOE sobre el PP y da más fuerza al bipartidismo con el descenso de Ciudadanos con Inés Arrimadas. Con estos datos, los socialistas concurren a las elecciones catalanas, donde esperan que el «efecto Illa» pueda dar la vuelta a la tendencia independentista. Podemos, por su parte, cae un décima.

El barómetro de enero del CIS estima que los socialistas crecen un 1,2% en sus apoyos y alcanza el 30,7% en la intención de voto, y 1,3% el PP, que sube hasta alcanzar el 20,5%.

Así, los populares se consolidan como segunda fuerza política. Por su parte, Vox, que ocuparía el tercer lugar, cae: pasa de un 14% en diciembre a un 13%.

Mantienen su estabilidad los partidos independentistas catalanes. Así, los resultados del último CIS confirman que ERC se mantiene con un 2,9% de estimación de voto mientras que JxCat y la CUP pierden dos décimas respectivamente, situándose en el 1,5% y el 0,6% . 

El barómetro de enero se realizó del 7 al 25 de enero a partir de 3.862 entrevistas, por tanto a las puertas del inicio de la campaña electoral y en plena tercera ola del coronavirus. En este escenario, el PSOE volvería a ganar las elecciones con una ventaja de más de 10 puntos sobre el PP (10,2).

Los socialistas lograrían una intención de voto del 30,7%, volviendo a los buenos resultados del CIS de octubre (30,8%), y todavía por encima de los sufragios cosechados en las elecciones del 2019 (28%). Por su parte, los populares de alzan con el 20,5% de los sufragios y registran su mejor resultado desde julio del años pasado (21,2%).  

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorQué síntomas diferencian a la variante británica del COVID-19
Artículo siguienteCasado sale derrotado del Parlamento en su intento de bloquear las ayudas europeas
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre