La portavoz adjunta del Grupo Socialista, Susana Ros, ha condenado esta tarde, en nombre de su grupo parlamentario, “el cruel y macabro asesinato machista” ocurrido el lunes en la Bisbal del Penedés, Tarragona. Igualmente, ha condenado las amenazas de muerte que han recibido distintos cargos públicos en los últimos días.

Durante la comparecencia de la delegada del Gobierno contra la Violencia de Género en la comisión competente del Congreso, Ros ha recordado que “desde 2003, han sido asesinadas en España 1086 mujeres, ocho en lo que llevamos de año”. “La violencia de género mata cada año en el mundo a demasiadas mujeres solo por ser mujeres. Y cada crimen deja casi siempre niñas y niños huérfanos, las víctimas invisibles. Esto se llama violencia de género, violencia machista y terrorismo machista”, subrayó.

Para la portavoz socialista “negar esta realidad pone en riesgo la seguridad, la libertad y la vida de las mujeres, de sus hijas e hijos. El discurso negacionista culpabiliza a las víctimas y alienta la violencia de género, es una forma de fascismo y se combate con más feminismo”, ha reiterado. Por ello recomendó “diálogo, pacto y frente común”.

Por otro lado y en relación a la publicación de la macroencuesta de violencia contra la mujer del año 2019, que arrojaba unas cifras muy preocupantes, la diputada aseguró que “todos y todas somos cómplices si no nos implicamos en poner fin a este terrorismo machista. En la violencia de género o se está al lado de las mujeres o al lado del maltratador”.

Por esta razón, entre las propuestas socialistas, que se unen a las iniciativas parlamentarias ya presentadas, Ros indicó “la necesidad de poner en marcha un mecanismo para identificar públicamente a los maltratadores, con nombres y apellidos”.

En relación al estudio sobre “Mujeres mayores de 65 años víctimas de violencia de género”, la parlamentaria recordó que pone de manifiesto que el 40% de las víctimas han sufrido violencia durante más de 40 años y que el 27% la padeció, entre dos y tres décadas. También se destaca que el 56% de las mujeres encuestadas afirma haber mantenido relaciones sexuales contra su voluntad y seis de cada diez han sufrido violencia económica. El 98% de las mujeres confesaba sentir miedo de su pareja y ocho de cada diez manifestaron que el maltratador las ignoraba.

Finalmente, Ros subrayó otras formas de violencia de género como la explotación sexual y el tráfico de mujeres y niñas. “No son mujeres prostitutas, son mujeres y niñas prostituidas. La igualdad entre mujeres y hombres es inalcanzable mientras se compren, vendan y exploten sexualmente a seres humanos.

“El PSOE es un partido abolicionista y esta debería ser la legislatura de fin de la trata y la prostitución. Es necesaria una Ley Integral contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual y contra la prostitución. Sin prostitución no hay trata”, aseguró. Por todas estas razones pidió para estas víctimas “educación, sensibilización, prevención, ayuda, protección, amparo y reparación”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre