Además de ganar las elecciones, solo había otro sueño que cumplir para Pedro Sánchez, y era no necesitar pactar con los independentistas catalanes para gobernar. Ambas cosas se han cumplido en un triunfo histórico para el líder de los socialistas que hace tan sólo dos años, y a pocos días de las primarias que le devolverían la Secretaria General de su partido, estaba fuera del Congreso y de los órganos de poder socialistas.

El paso al frente de la militante de Ourense Eva Maldonado para movilizar a la militancia encendió la mecha que devolvería la buena suerte y el timón del PSOE. Sin embargo, la colaboradora de diario16.com no estará en el Senado como quiso mayoritariamente la militancia de su provincia tras el veto del secretario general de Galicia, Gonzalo Caballero, que el equipo de Pedro Sánchez aceptó sin rechistar.

Así, el PSOE vive hoy un triunfo histórico y la buena racha que hacia once años que no vivía tras la derrota socialista al finalizar la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero.

En el camino, además de abandonar a militantes de toda una vida como Eva Maldonado, el PSOE deja el lastre para el partido de tener que depender del apoyo de los soberanistas que tanta inestabilidad dio a su gobierno de los últimos ocho meses.

Resultado

El PSOE obtiene 123 escaños (28,70%) y Unidas Podemos 42. Mientras, el PP se queda en 66 escaños (16,68%), un desplome sin paliativos desde los 135 que obtuvo en 2016; Ciudadanos sube a 57 (15,84%) y Vox entra en el Congreso con 24 (10,26%), pero con un resultado muy por debajo de lo esperado. Al final, el voto de la derecha ha recalado más en Ciudadanos que en Vox.

Por su parte, ERC obtiene 15 escaños, una importante subida, que le sitúa como ganador en Cataluña por primera vez, con los socialistas muy cerca, en segunda posición. Junts per Catalunya caía a siete y el PNV mejora a seis escaños. Bildu pasa de dos a cuatro.

El PSOE es el único que tiene en su mano construir una mayoría para formar Gobierno.

El éxito de Ciudadanos, que estuvo muy cerca de arrebatar el liderazgo de la derecha al PP, le permitiría sumar la mayoría absoluta con los socialistas, pero el propio Rivera descartó esa posibilidad, lo que le condena a quedarse en la oposición.

Si había alguna opción, los militantes del PSOE se encargaron de complicarla. “¡Con Rivera no! ¡Con Rivera no!” le gritaban eufóricos a Sánchez en la calle Ferraz. “Creo que ha quedado bastante claro, ¿no?”, les contestó el presidente, muy sonriente.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorDesenlace
Artículo siguienteLos socialistas ganan por primera vez en 30 años en Castilla y León
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre