La Concejal del Grupo Municipal Socialista de Madrid y Portavoz Adjunta, Mercedes González,  advierte de la posible presencia de coronavirus en las aguas residuales dedicadas al riego de parques de Madrid. Una red de riego de 365 km se nutre de las depuradoras y suministra agua reutilizada a los grandes parques y zonas verdes de la ciudad.

González revela que a principios de agosto se han detectado niveles altos de coronavirus en las aguas residuales de 28 zonas de la Comunidad de Madrid y ha preguntado, en la Comisión de Medio Ambiente y Movilidad, dónde se han tomado muestras en nuestra ciudad, dónde se han encontrado restos de SARS-Cov-2 y si su presencia ha aumentado en las últimas semanas, pudiendo ser una de las causas de los actuales rebrotes.

La edil se ha mostrado especialmente preocupada por la presencia de coronavirus en las aguas residuales dedicadas al riego de parques. “Estamos hablando de una red de riego de 365 kilómetros que se nutre sobre todo de la depuradora de la China y de la Gavia y suministra agua reutilizada para la Casa de Campo, el Retiro, el parque del Oeste, el parque Tierno Galván, Pradolongo, la Cuña Verde de Latina y el Cerro Almodóvar, entre otros”, advierte.

Hay 49.000 aspersores y 1.805 bocas de riego que utilizan este agua “y una gestión inadecuada puede ser fuente de rebrotes”, avisa, y pide “un control exhaustivo del tratamiento realizado en las depuradoras”.

Hasta ahora, se han realizado análisis de calidad del agua regenerada para detectar bacterias, nematodos intestinales o coliformes fecales, pero no de restos de COVID-19. Está en tramitación un contrato de 2,3 millones de euros para la toma de muestras de agua regenerada, que González espera analice, también, “la presencia de restos de coronavirus para que, si su concentración es alta, se dejen de utilizar estas aguas para riego hasta que bajen los niveles”.

Incide la edil,  además,  en los vertidos de lodos de las depuradoras de la ciudad. En 2019, se vertieron a campos y fincas de municipios de la Comunidad de Madrid 37.000 toneladas de lodos de depuradora sin tratar, 29.278 toneladas procedentes de la depuradora de Butarque y 18.000 toneladas de la depuradora Sur.

Si hay niveles altos de COVID-19 en las aguas residuales de estas depuradoras, se debería hacer un control mucho más estricto del vertido indiscriminado”, concluye la concejala socialista.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre