Mark Rutte, primer ministro de los Países Bajos, es un duro opositor a cualquier medida de la UE en la que se mutualicen las ayudas para la reconstrucción tras la crisis provocada por el Covid19. Siempre se ha opuesto a un fondo común de reestructuración. Y no se esconde al demostrarlo.

Recientemente visitó una fábrica en la que un trabajador le instó a que no diera dinero «a los españoles y los italianos». La respuesta de Rutte fue clara: «No, no, no» y le hizo un gesto, entre risas, de aceptación a lo que el obrero le había pedido.

En el vídeo, se puede ver que el primer ministro neerlandés no se siente incómodo con la petición del ciudadano, más bien al contrario.

Hay que recordar que Rutte, cuando se empezó a hablar de estas ayudas, se opuso con rotundidad y llegó a afirmar que su país no iba a pagar los desmanes de gasto público de los países del sur de Europa, unas palabras que fueron censuradas por el presidente portugués.

Los Países Bajos son unos de los máximos responsables de las políticas austericidas de la crisis de 2012, y no parece que vayan a cambiar en su postura. Mark Rutte lo ha vuelto a hacer: atacar a los países del sur de Europa e insultarles de manera injustificada y, sobre todo, mezquina, puesto que, en medio de la actual crisis sanitaria del coronavirus, ha mostrado la insolidaridad con los que, teóricamente, son sus socios del sur de Europa.

Esta actitud de Rutte va en contra de los principios fundamentales de la Unión Europea. Holanda, sin la Unión no sería más que un pequeño pedazo de tierra sin posibilidad de desarrollar acuerdos comerciales por sí solo. Por tanto, la economía holandesa se sustenta gracias a su pertenencia la UE. Sin embargo, la postura insolidaria de Mark Rutte, que es aplaudida por sus compatriotas, lo que está provocando es que el coronavirus siga matando a miles de personas incluso después de que haya pasado la pandemia, ya que la solución planteada por Pedro Sánchez de mutualizar el plan de reconstrucción es el único camino que puede recorrer la UE para lograr frenar de manera definitiva al Covid19.

¿Por qué Mark Rutte odia a España y a los países de sur de Europa? El problema es que ese odio lo ha trasladado a su pueblo, y eso es muy peligroso.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre