viernes, 1julio, 2022
18.3 C
Seville

El premio nobel Abdulrazak Gurnah recuerda que los inmigrantes y refugiados llevan «beneficios a la sociedad»

"Me parece que son, sobre todo, los países más ricos los que se comportan de manera hostil, a la defensiva y con miedo", asegura el escritor

- Publicidad -

análisis

Sánchez confirma que antepone un incremento del gasto militar de 13.000 millones de euros al bienestar del pueblo

Pedro Sánchez se ha venido arriba y se ha creído que es un estadista mundial sólo porque se ha hecho fotos con Joe Biden...

¿Estamos orgullosos de la justicia española? (II)

Como era de esperar, la anterior publicación que llevaba el mismo título, no ha generado las críticas que inicialmente supuse. El hecho es, en...

El Repaso del jueves 30 de junio: portadas y manipulación mediática

En El Repaso analizamos diariamente las principales noticias y las portadas de los distintos medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales. En El Repaso...

La solución para encontrar trabajadores: pagar más y explotar menos

Según la estadística oficial, en España no hay un problema de vacantes. En el primer trimestre de 2022 el porcentaje de vacantes se situó...
- Publicidad -
- Publicidad-

En una entrevista de Barney Thompson para la ONU, el Premio Nobel de Literatura Abdulrazak Gurnah aborda el tema del refugiado, la inmigración, el desarraigo, el aislamiento y la hostilidad que tuvo que enfrentar en su juventud. El escritor aboga por un trato mucho más humano hacia las personas refugiadas y solicitantes de asilo.

“Piensas que conoces un lugar”, comenta el autor, mientras reflexiona sobre los desafíos que enfrentó como un adolescente de Zanzíbar que llegó al Reino Unido hace más de medio siglo. “En realidad, era muy diferente, muy lejano en cuanto a cultura, características sociales, lengua, religión… Fue un acercamiento duro e impactante, sobre todo para un completo extraño de apenas 18 años”.

Sentado en su “ático de escritura”, una habitación llena de libros en la parte superior de la casa, que se encuentra en el pueblo a las afueras de la histórica ciudad de Canterbury, Gurnah compartió con ACNUR su historia de desplazamiento y desarraigo, desde cómo y por qué salió de Zanzíbar en 1968. Cuatro años después de la revolución con la que fueron derrocados el Sultán y su gobierno, la violencia en la isla se expandió. “Fue una época de terror, no a nivel personal, sino que el ambiente era terrorífico”, indicó el escritor.

“Muchas personas fueron asesinadas, encarceladas o expulsadas. Los medios de vida se perdieron, los negocios y empresas fueron expropiados, y mucho más”. Sin embargo, optó por salir del país cuando el nuevo régimen cerró las puertas de las escuelas. “Ese fue el motivo más fuerte para que yo quisiera irme. Busqué hacer algo con mi vida”. Ahora, tiene una distinguida trayectoria académica y una serie de aclamadas novelas que le hicieron acreedor al Premio Nobel de Literatura el año pasado por su “conmovedora descripción de los efectos del colonialismo y del destino, entre culturas y continentes, de las personas refugiadas en el golfo”.

Gurnah habla y escribe desde su propia experiencia. Recuerda lo duro que le resultó adaptarse a la vida en Gran Bretaña, cómo el racismo –expreso, casual y, en ocasiones, físico–, que era común en aquel momento, le hacía sentir desubicado. Sin embargo, antes de ingresar a la comunidad académica, fue un excelente estudiante, y logró convertirse en profesor de Literatura inglesa y poscolonial en la Universidad de Kent, cargo del que se retiró en 2017. En el camino, escribió sus novelas Paradise, By The Sea, The Last Gift y Pilgrims Way, en las cuales explora el aislamiento, el colonialismo, la identidad y la pertenencia.

Sin embargo, no fue hasta que ganó el Premio Nobel que saltó al estrellato literario. Como muchas personas respondiendo esa llamada, en principio, no podía creerlo, así que reflexionó, pensando que quien hubiera hecho la broma pronto estaría “riendo a carcajadas diciendo ‘¡te la creíste’”. Gurnah cuenta que el amor por la escritura data de su etapa escolar, pero nunca pensó en dedicarse profesionalmente a ella. “Cuando empecé a escribir, lo hacía más que nada para reflexionar sobre la situación en la que me encontraba, estando aquí, en Inglaterra, porque, en ocasiones, escribir ayuda a desenredar este tipo de cosas”.

Al mismo tiempo, descubrió que escribir le resultaba placentero y se dio cuenta de que quizás tenía talento, que luego se convirtió en un deseo por “hacer algo… más allá de solo escribir. Una vez que te atrapa, no hay escapatoria”.

En una charla que dio hace poco sobre el Premio Nobel, Gurnah comentó que haberse alejado de los acontecimientos en Zanzíbar lo llevó a “una especie de obsesión con la crueldad de la que somos capaces con otras personas”, así como el daño cotidiano que causan las desigualdades sociales, de género y de otro tipo. Gurnah sospecha que pensamientos así son “una de las cargas que llevan consigo las personas que huyen del dolor y logran encontrar seguridad, lejos de aquellos a quienes dejaron atrás”.

La escritura –y, ahora, la fama– le ha dado a Gurnah una plataforma para hablar en favor de las personas refugiadas. Insiste en que “no puedo decir a nadie qué hacer”, pero sí puede continuar señalando las injusticias y la crueldad que enfrentan las personas desplazadas. Asimismo, seguirá diciendo que “puede hacerse mucho más. Es posible actuar con más humanidad”, por encima de la hostilidad que algunos políticos usan como estandarte. “Vemos una cantidad interminable de historias de éxito de personas a las que se les dio una oportunidad. No solo como futbolistas, por supuesto, sino también como hombres y mujeres de negocios, como estudiantes que incursionan en el sector médico, por no mencionar a grandes políticos”, añadió. “Hay un sinnúmero de ejemplos de cómo las personas [desplazadas] llevan beneficios a la sociedad que las acoge, no solo para ellas mismas, sino para la sociedad en su conjunto”.

En otras entrevistas, Gurnah ha criticado actitudes oficiales hacia las personas refugiadas y migrantes en países europeos de altos ingresos, como Reino Unido, que, el 27 de abril, aprobó un proyecto de ley que busca disuadir las solicitudes de asilo en el país. Entonces, ¿de dónde proviene la antipatía hacia las personas refugiadas?

“Bueno, no pasa en todo el mundo. Hay lugares donde las hostilidades son superadas por un sentido mayoritario de ‘hagamos lo que podamos’. Me parece que son, sobre todo, los países más ricos los que se comportan de manera hostil, a la defensiva y con miedo. Es sorprendente porque, si analizamos la historia de Europa, apenas hace 50 o 60 años había refugiados yendo de un lado a otro en el continente europeo por uno u otro motivo”.

Gurnah también centra su atención como escritor en el lenguaje que se utiliza con respecto al  desplazamiento. La palabra “refugiado”, comentó, debería mantener un significado específico. De hecho, a pesar de las circunstancias en las que salió de Zanzíbar, no se autodefine como refugiado.

“Ser refugiado es una desgracia. No tiene nada qué ver con nuestros deseos, sino con el intento por salvar nuestra vida y, en ocasiones, también la de nuestra familia”.

Gurnah comenta que las palabras “refugiado” y “exilio” hablan de cierta nobleza, por lo que usarlas sin reparo para hacer referencia a cualquier persona en situación de movilidad puede hacer que pierdan relación con el contexto en el que alguien abandonó su hogar; por tanto, será más difícil identificar quiénes necesitan más asistencia.

En consecuencia, luego de haber vivido durante años en Inglaterra (y sería difícil encontrar un sitio más inglés que Kent, que también se conoce como “el jardín de Inglaterra”), ¿qué lugar ha sido más acogedor para Gurnah? “El hogar no es solo aquel donde vives”, explicó. “Es también un sitio donde tu imaginación se sienta cómoda. ¿Siento como si estuviera en Zanzíbar? Definitivamente. Pero también he vivido en la Gran Bretaña del futuro. En mi imaginación, ocupo ambos espacios, pero de distintas formas. Me resisto a que uno u otro me sean negados”.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

El Banco de España se desacredita solo

La Vicepresidenta Segunda y Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha calificado el Informe de Análisis y Propuestas Económicas del Banco de España en su...

Un equipo de la Universidad del Sur de Florida descubre un histórico aumento del nivel del mar en las cuevas de Mallorca

Un equipo internacional de investigadores dirigido por la Universidad del Sur de Florida (USF), ha descubierto que el nivel del mar ha subido 18 centímetros desde...

Podemos reclama medidas adicionales para rebajar la factura de la luz

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, se ha dirigido este jueves a la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Transición...
00:01:04

Ayuso en éxtasis populista al comparar el aborto o el cambio de sexo con el de becar a los que ganan más de 100.000...

Ayuso en éxtasis populista al comparar el aborto o el cambio de sexo con el de becar a los que ganan más de 100.000...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Banco Popular: el Santander podría provocar un cerco más estrecho contra Emilio Saracho y la JUR

El cerco sobre la responsabilidad de Emilio Saracho y de la Junta Única de Resolución se podría estrechar aún más por un movimiento de...

Banco Popular: las coacciones, amenazas y engaños que no quiere investigar la Audiencia Nacional

a frase de Saracho «o se declara la inviabilidad o ateneos a las consecuencias» resonó en varias ocasiones en las paredes de la Audiencia

Banco Popular: el acta de la inviabilidad infringió el Código del Registro Mercantil, pero la Audiencia Nacional no lo investigará

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ratificó la decisión del juez Calama de no investigar determinados hechos sucedidos en la reunión...

Más de la mitad de los padres han decidido no poner la pauta completa a sus hijos de la vacuna contra el Covid-19 en...

Los menores que han recibido la pauta completa de la vacuna contra el COVID-19 no llega al 50%.  Desde el Comité Asesor de Vacunas han...

Jeffrey Sachs responsable de la comisión COVID-19 en The Lancet: «Estoy bastante convencido de que el virus salió de un laboratorio de EEUU»

Jeffrey Sachs es profesor de Economía en la Universidad de Columbiaa, en EEUU, de reconocido prestigio a nivel internacional. Es director del Centro para...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

El Banco de España se desacredita solo

La Vicepresidenta Segunda y Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha calificado el Informe de Análisis y Propuestas Económicas del Banco de España en su...

Un equipo de la Universidad del Sur de Florida descubre un histórico aumento del nivel del mar en las cuevas de Mallorca

Un equipo internacional de investigadores dirigido por la Universidad del Sur de Florida (USF), ha descubierto que el nivel del mar ha subido 18 centímetros desde...

Podemos reclama medidas adicionales para rebajar la factura de la luz

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, se ha dirigido este jueves a la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Transición...
00:01:04

Ayuso en éxtasis populista al comparar el aborto o el cambio de sexo con el de becar a los que ganan más de 100.000...

Ayuso en éxtasis populista al comparar el aborto o el cambio de sexo con el de becar a los que ganan más de 100.000...