En el año 2012 se aprobó la Reforma Laboral de Mariano Rajoy que aplicó casi al dedillo todas las reivindicaciones de los empresarios y sin contar con los sindicatos. En principio la quisieron vender como que tenía como objetivo favorecer la empleabilidad, fomentar la contratación indefinida y propiciar la flexibilidad interna de las empresas. Sin embargo, ha ocurrido lo contrario y lo que realmente ha generado es una precarización del empleo en España que sólo es comparable a lo que ocurría en la posguerra.

Sin embargo, la Reforma Laboral ha sido beneficiosa para una persona: la ex ministra de Trabajo Fátima Báñez, la impulsora de esta ley que tantos beneficios ha generado entre los empresarios. Según ha publicado el diario ABC, Báñez se incorporará a la cúpula directiva de la CEOE sin que aún se conozca el rol que desempeñará, ya sea ocupando una Vicepresidencia o en un puesto de asesora. Este es el precio que paga la patronal por los servicios prestados por aprobar una ley que tanto daño está haciendo a la clase trabajadora.

Las consecuencias de la Reforma Laboral han sido nefastos. La empleabilidad se ha convertido en un mercado de precariedad en el que tanto los salarios como las condiciones laborales son más propias de un país del tercer mundo que de la cuarta economía de la Eurozona. Apenas se firman contratos indefinidos y la tipología de contrato que más utilizan los empresarios es Eventual por Razones de la Producción, es decir, los que suelen tener una duración inferior a 7 días.

La reforma laboral liberalizó el despido provocando que las demandas en los juzgados de lo Social se incrementaran en un 20% de media, además de que se aumentara de manera exponencial el número de Expedientes de Regulación de Empleo (ERE). Sólo en el primer año de aplicación de la Reforma Laboral de Rajoy y Báñez, se incrementaron en más de un 50%.

La temporalidad del empleo es la nota habitual. Esto provoca una elevada rotación que genera que en España se necesiten cada mes más de dos millones de contratos para reducir el desempleo en porcentajes inferiores al 5%.

Los salarios han tenido una tendencia negativa mientras que las retribuciones de los puestos directivos o gerenciales se incrementaban.

Finalmente, la Reforma Laboral ha provocado un aumento de la siniestralidad laboral y de las muertes en el trabajo.

Sin embargo, la CEOE está tan satisfecha de cómo ha funcionado que le va a dar un puesto en su directiva a Fátima Báñez, la mujer que convirtió el mercado laboral en un ejemplo de la «semiesclavitud» del mundo del trabajo

Compartir
Artículo anteriorDiversión
Artículo siguienteTauromaquias y otros
Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − 5 =