Pablo Casado y los nuevos dirigentes del Partido Popular tienen razón cuando dicen que no son el PP del pasado, sino una nuevo. Sin embargo, esa diferenciación la están logrando desde el sectarismo y no desde las políticas o el espíritu de Estado.

Las declaraciones de Teodoro García Egea han vuelto a demostrar que están obsesionados con el gobierno de coalición y con los dos partidos que lo conforman, olvidándose de que el verdadero peligro para España es el crecimiento de la extrema derecha, algo que ya han sufrido en sus carnes tras las elecciones en Cataluña.

Semejante revolcón electoral, tanto por el sorpasso de Vox como por unos resultados en los que los populares no consiguieron captar ni un solo escaño de una formación en descomposición como es Ciudadanos, demostró que, en realidad, Vox se está convirtiendo en la verdadera alternativa al actual gobierno, lo cual es una catástrofe para España.

El sectarismo del actual Partido Popular, al que ni siquiera llegó un personaje como José María Aznar, es un error muy grave porque el PP, aunque parezca increíble, es una formación fundamental para el sostenimiento democrático de España, dado que es el único partido capaz de frenar el crecimiento de los de Santiago Abascal.

Sin embargo, en Génova no se enteran de su función y continúan fijando su objetivo en el gobierno de coalición y no en hacer una política útil que frene el ascenso de Vox. En concreto, Teodoro García Egea ha afirmado que el PSOE y Podemos «son una amenaza para la convivencia de los españoles» y ha focalizado su ataque en los líderes de los dos partidos de gobierno: «Mientras Iglesias amenaza a periodistas y señala a jueces, Sánchez calla; mientras ataca a la Corona, Sánchez calla. Iglesias erosiona la democracia por acción, Sánchez por omisión».

El sectarismo del PP está cegándoles respecto al principal enemigo de la democracia: Vox. Tal vez tengan mucho que ver los pactos con la extrema derecha que el ansia de poder les llevó a firmar en comunidades autónomas (Andalucía, Madrid y Murcia) o importantes ayuntamientos como el de Madrid. Parece como el Partido Popular actuara con antojeras y eso es muy peligroso porque lo que ocurrió en Cataluña hace dos semanas se repetirá en toda España.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre