Cuanto más se conoce en el juicio contra el caso Villarejo más se ponen en evidencia las cloacas del Estado que tuvo, entre otros, en la diana al líder de Podemos, Pablo Iglesias.

La cúpula de Interior de la era Rajoy, cuando estaba el frente del ministerio Jorge Fernández Díaz,  otorgó la residencia en España a un venezolano que supuestamente suministró informaciones no acreditadas contra el líder de Podemos, Pablo Iglesias, según confirman fuentes jurídicas a TVE.

Interior decidió conceder a Carlos Alberto Arias, un ciudadano venezolano, una autorización de residencia en España durante un año por «circunstancias excepcionales» debido a «razones de colaboración con las autoridades policiales», según la información adelantada por El País.

El permiso de residencia fue firmado el 11 de abril de 2016 por Francisco Martínez, el que fuera secretario de Estado de Seguridad, mero dos de Fernández Díaz en el Ministerio.

 

Informador de la Policía

Arias declaró ante notario que desde febrero de 2016 trabajaba como «informador para la Policía española» aportándole todo tipo de documentos sobre el dinero que ha aportado el Gobierno bolivariano de Venezuela tanto al Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS) como a Podemos y sus dirigentes, entre otros, Pablo Iglesias Turrión».

En esa acta, también Arias asegura que para los pagos del Gobierno de Venezuela a Podemos «se utilizó supuestamente una cuenta de Euro Pacific Bank de las Islas Granadinas». «Toda esta colaboración ha sido autorizada y requerida por el Ministerio del Interior del Gobierno de España», añadía.

 

Podemos pidió investigar las filtraciones

Podemos, que ejerce la acusación popular en el caso Villarejo, aportó en octubre de 2018 una documentación que demostraría que fue el número dos de Fernández Díaz el que firmó la residencia al venezolano Carlos Alberto Arias.

También la formación morada presentó un escrito en el que planteaba al juez la «posible existencia de una ramificación periodística de la organización delictiva«, a la vista de la filtración en medios de material del comisario que aún no se había catalogado en la instrucción y solicitaba una batería de diligencias sobre las «intoxicaciones» informativas que consideraba podían estar orquestadas desde el entorno de Villarejo.

La organización morada solicitaba además que se investigase si entre la documentación intervenida a Villarejo constaba la autorización de residencia al confidente venezolano «sin ningún número de expediente». 

Podemos recordaba en ese escrito que lo único que constaba sobre las razones de aquel permiso de residencia era lo que el propio confidente había manifestado en su día ante notario y que constaba en el acta que se presentó para desestimar la demanda de Pablo Iglesias.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorVeinte años para el líder de la secta que captó a la española Patricia Aguilar en Perú
Artículo siguienteLa cartelera en 1942
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 5 =