El alcalde del PP de Malpartida de Cáceres, y portavoz en la Diputación, Alfredo Aguilera, fue condenado por el Juzgado de lo Penal número 2 de Cáceres a nueve meses de prisión, más dos años y medio de alejamiento, por la comisión de un delito de maltrato contra su ex esposa.

Además de los hechos que derivaron en la denuncia de la mujer, el portavoz del PP en la Diputación de Cáceres, la vejó a través de mensajes de móvil: «Sinvergüenza, miserable, eres lo peor, eres una sinvergüenza y lo vas a ser toda la vida, patética».

La reacción del Partido Popular no se hizo esperar y, según publicó la edición de Extremadura de eldiario.es, el Comité de Derechos y Garantías, el órgano responsable del régimen disciplinario, decidió apartar a Alfredo Aguilera de todos sus cargos institucionales, tanto en el Ayuntamiento de Malpartida como en la Diputación. El propio condenado ha solicitado la baja en el partido, a pesar de que no abandona su acta de concejal ni el cargo de primer edil de la localidad cacereña.

Esta reacción del PP contrasta con la que mantiene Vox con todos y cada uno de los miembros del partido ultra que atacan, ponen en duda o hacen apología de la violencia machista. El último ejemplo lo tuvimos cuando Alejandro Hernández, portavoz de Vox en el Parlamento de Andalucía, equiparó a los criminales machistas con las víctimas tras el asesinato en Cortes de la Frontera: «Ha fallecido una mujer y también ha fallecido un hombre», además de criticar lo que para él son declaraciones grandilocuentes como, por ejemplo, «ni un paso atrás» contra la violencia machista. «Lo cierto y verdad es que lo único que va incrementándose es el número de mujeres que fallecen y, en última instancia, también el número de hombres; en definitiva, el número de seres humanos», dijo Hernández.

Por tanto, en el caso del alcalde popular condenado por violencia machista, el PP ha dado una lección de democracia y de respeto a los derechos humanos a los de Abascal. En la lucha por la igualdad real y contra la violencia machista no faltan manos y hace falta el compromiso de todos los ámbitos sociales para terminar con la desigualdad de género.

La actitud del PP en este caso ha sido la correcta. Al igual que un corrupto no puede estar dentro de ningún partido, tampoco se puede tener entre sus dirigentes ni entre su militancia a ningún condenado por violencia machista.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Como diria ese Adelantado del derecho español, que es marchena, vamos a ver.. esto no ha empezado bien… Desde los tiempos de freud, es perfectamente conocido el hecho, de que la violencia llamada de genero, tiene su verdadera genesis y unico movil real, en una mariconez incipiente del agresor, que al tratar de reprimirla a duras penas, la proyecta en significantes de lo convencionalmente considerado femenino, a los cuales agrede tratando de destruir fuera su maricon interior. O sea, el problema no es que sea maricon, que en ningun caso es un problema, sino que crea no serlo. Resulta sorprendente, y muy revelador, que siendo esto perfectamente conocido, desde ninguna instancia feminista se plantee como elemento fundamental en la comprension de un problema, que teoricamente se trata de erradicar. La cosa tiene truco.. esto es sumar dos y dos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × uno =