La desfachatez del Partido Popular parece no tener límites. Esta mañana, en la bronca sesión de control al Gobierno en el Congreso, el diputado popular Ignacio Echániz ha perdido los papeles y además de pedir la dimisión al Ministro de Sanidad, Salvador Illa, le ha reprochado que “odian Madrid y España”. Illa le ha contestado con dureza en forma, algo poco habitual en sus intervenciones, y contenido: No introduzca cizaña ni provoque divisiones con quien somos españoles además de catalanes; céntrese en combatir al virus. No tengo un pulso con Madrid sino con el virus.

Echániz ha insistido en preguntar al ministro de Sanidad si recibió las alertas de la Dirección de Seguridad del Estado sobre el riesgo de la pandemia en enero, febrero y marzo. Parece que el mantra de que «la culpa» de la pandemia en España fue del 8M no se sostiene y ya no saben por dónde atacar.

Salvador Illa le ha respondido que el 13 de marzo se anunció el estado de alarma, tras la declaración de la pandemia” e insistió: Hemos actuado en base a los criterios de la ciencia y organismo internacionales”.

El diputado del PP, Echániz, con un discurso escrito y que a todas vistas le resultaba irrelevante lo que Illa le contestara, continuó con su guión y le espetó al ministro de Sanidad, sobre el estado de alarma de Madrid: Odian Madrid y odian España; es una marioneta”.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. Los del PP y sus ahijados (C’s, Vox) entienden España como un vocablo para identificar con el mismo los intereses de la oligarquía cortesana madrileña. Madrid es una ciudad vampiro que devora y desertiza industrialmente y de la investigación científica a todos los territorios que aceptan sumisos su dominio.

    Si los españoles desean continuar como una unidad política, lo más urgente es elegir otra población como capital de Estado. Madrid va llevar a España a convertirse en un Estado fallido.

  2. Este individuo debería sentarse en el banquillo de un juez honrado y fiel a su cometido. O sea, no franquista. Sus palabras son odio puro de criminales mentales.

    Madrid es un invento que no aguanta la presión que, comienza a notarse, de los que han de aguantar ser devorados, por un invento. Puestos a inventar, que conviertan a Madrid en un estado, y se independice para que podamos vivir y tener futuro. Madrid no es lo que sus vampiros nos quieren hacer ver. Madrid es la capital de

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre