martes, 31enero, 2023
5.4 C
Seville

El PP mezcla churras con merinas en una campaña en redes al recurrir al lema «Más ganadería, menos comunismo»

Génova 13 emula el lema de Isabel Díaz Ayuso "Comunismo o libertad" de cara a las elecciones de Castilla y León

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

El Partido Popular es una macrogranja que produce carnaza política de baja estofa, dejando tras de sí un rastro de contaminación ideológica tóxica que corroe a toda la sociedad. El último chuletón rancio que ha fabricado Génova es una campaña bajo el lema «Más ganadería, menos comunismo», con la que supuestamente viene a exigir la dimisión del ministro de Consumo, Alberto Garzón, tras la polémica creada por sus declaraciones sobre la ganadería intensiva y la peor calidad de sus productos. El partido de Pablo Casado coge una idea y la reduplica mil veces, siguiendo el modelo goebelsiano consistente en repetir una y otra vez una mentira hasta convertirla en realidad. Si a Isabel Díaz Ayuso le fue bien con el lema «comunismo o libertad», ¿para qué cambiar la plantilla? Se clona el modelo retórico, cambiando un par de palabras, y marchando un filete caducado o fast food electoral, que muchos españolitos se tragarán sin rechistar.

No es la primera vez que en el PP recurren a este truco. Llevan haciéndolo 40 años con el tema de ETA. Si lo que se debate en el Parlamento es la ley de Presupuestos, se saca el tema de ETA; si toca hablar de eutanasia, ETA aparece inexorablemente; y si el Pleno trata sobre la pandemia, ya habrá alguna forma de meter a ETA por medio con calzador. Estos muchachos del PP no tienen demasiada imaginación, aunque tampoco les hace falta: la parroquia y los votantes les compran la carne adulterada sin preguntar y sin ningún espíritu crítico. La derecha se mueve por consignas y eslóganes. Pensar, reflexionar, analizar los matices, es harina de otro costal. Todo es blanco o negro, todo es español o antiespañol, todo es así o asá. O estás conmigo o estás contra mí.

Ahora, tras los creadores de comunismo o libertad llegan los guionistas de ganadería o comunismo. Y mañana será trabajo o comunismo; toros o comunismo; o fútbol o comunismo. El comunismo es una etiqueta que vale para todo y siempre da resultado en el mundo polarizado en el que nos encontramos. Es citar la palabra comunismo (que no obedece a ninguna realidad de este país, ya que cada vez quedan menos comunistas) y los militantes populares embisten ciegamente y pensar en nada más.

Esta nueva campaña demagógico-populista del PP se enmarca en la ofensiva abierta por el primer partido de la oposición, consciente del desgaste que está produciendo esta polémica en el seno del Ejecutivo y con la vista puesta en las elecciones autonómicas de Castilla y León del próximo 13 de febrero, una región donde la ganadería es un sector clave.

El partido de Pablo Casado ha difundido un vídeo en el que recoge las declaraciones de Garzón en The Guardian y las que ha hecho después reafirmándose asegurando que no se equivocó. También recoge declaraciones pasadas del jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en las que pedía una reflexión sobre «la reducción del consumo de carne» y apostaba por una ganadería a menor escala y de valor ambiental y social.

La cinta termina con una imagen de los pitidos y abucheos que recibió en Palencia el presidente del Gobierno el fin de semana pasado a su llegada al acto de presentación de las candidaturas socialistas a las elecciones de Castilla y León.

«Más responsabilidad, menos entrevistas dañinas. Más apoyo, menos ataques. Más conocer la realidad, menos ignorancia. Más asumir responsabilidades, menos escurrir el bulto. Más generar empleo, menos ideología ruinosa», ha asegurado el PP en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter.

En redes sociales, numerosos cargos del partido han difundido esta campaña con el hashtag #MásGanaderíaMenosComunismo. El vicesecretario de Comunicación del PP ha exigido «el cese inmediato» de Garzón y la puesta en marcha de una campaña internacional para reivindicar que la carne española «es la mejor del mundo». «Si Sánchez no controla ni a su Gobierno, ¿cómo va a gestionar el país?», se ha preguntado. Todos están ya en modo electoral. Pero no van a perder demasiado tiempo en los eslóganes. Se copian en serie, como cerdos o pollos de una macrogranja, y marchando una tapa incomible.


















- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído