A pocos días de la investidura de Isabel Díaz Ayuso con los votos de Ciudadanos y de la extrema derecha de Vox, el Partido Popular que gobierna en la Comunidad de Madrid ha llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz, gobernado con mayoría absoluta por los populares, para la construcción del hospital privado QuirónSalud, que estará situado a pocos metros del hospital semipúblico de Torrejón, en lo que para la Marea Blanca supone una privatización encubierta de la sanidad pública madrileña.

El nuevo complejo hospitalario se encuentra entre una autopista, unas vías del tren y muy cerca de una base aérea, lo que dificulta su construcción, pero con el nuevo acuerdo se ha hecho viable que el plan de asfixia a los hospitales públicos de la zona sea posible. Se ha modificado el uso del suelo y se ha revisado la evaluación acústica para aprobar la dotación hospitalaria en una zona cercada por el ruido y los coches.

La Asociación Madrileña de Enfermería independiente (AME) ha denunciado en redes sociales que el PP continúa “regalando suelo de todos para que hagan negocio unos pocos. Disfrutemos de lo votado”.

Desde la Marea Blanca se denuncia una privatización encubierta de la sanidad madrileña a costa de asfixiarla, derivando las consultas de los especialistas y las operaciones a la privada.

El pasado mes de enero Centene Corporation, propietaria del 50 por ciento del grupo Ribera Salud, adquirió la participación de Sanitas y Asisa de la empresa Torrejón Salud, concesionaria del Hospital Universitario de Torrejón. Ribera Salud puso en marcha el centro en 2011 y lo gestionó hasta 2012.

En la misma situación se encuentra el Hospital Universitario Rey Juan Carlos en Alcorcón, a pocos centenares de metros del Hospital QuirónSalud Sur.

El nuevo hospital privado se construirá al final de la Avenida Constitución, frente a la rotonda del avión, junto al barrio de la Zarzuela, colindante con el de Soto Henares y muy próximo a la estación de tren ubicada en este mismo barrio.

Para la Marea Blanca es un escándalo que se regale suelo público sin recibir ninguna contraprestación. Sobre todo por el peso tan enorme que están teniendo estas empresas de capital. Con esta nueva construcción se pretende de forma oscurantista reducir los tiempos de espera para las urgencias y especialidades médicas, derivando las más rentables al nuevo hospital y dejando las deficitarias en el actual Hospital Universitario de Torrejón.

La Quinta Torre que se está construyendo en el paseo de la Castellana de Madrid, en los terrenos de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid, contará con otro de los hospital de la empresa QuirónSalud.

Desde el Movimiento Asambleario de Trabajadores/as de Sanidad (MATS), se denuncia que la libre elección de hospital es el negocio encubierto de QuirónSalud.

El modelo lo ideó el Partido Popular de Esperanza Aguirre y descansa en cuatro pilares: Una Red Sanitaria Única de Utilización Pública, una Ley que permitió la Libre Elección de médico enfermero, pediatra y centro sanitario, estableciendo el Área Sanitaria Única, y la concentración de todas las citas en el Centro Atención Personalizada (CAP).

La Red nació desde las transferencias sanitarias con la Ley 12/2001, de 21 de diciembre, de Ordenación Sanitaria de la Comunidad de Madrid, que englobó en el Servicio Madrileño de Salud a hospitales públicos y privados concertados.

Las once Áreas Sanitarias que existían fueron eliminadas por ley en 2009 para crear un Área Sanitaria Única, y de esta forma poder elegir a profesionales y centro en todo el territorio de la Comunidad de Madrid. Hay que recordar que desde el Real Decreto 1575/1993, de 10 de septiembre, ya existía libre elección de médico y pediatra. Además la Ley del 2009 abrió la posibilidad de elección a los/as médicos/as especialistas y la elección de centro sanitario.

La central de citas o Centro de Atención Personalizada, también conocido como Call Center, es el servicio telefónico encargado de dar todas las citas de pruebas, consultas e intervenciones a los pacientes. Antes no existía porque esta labor se realizaba en los Centros de Salud y de Especialidades. Desde su puesta en funcionamiento se privatizó y lo controla Indra. Su contrato terminó en 2016 pero se volvió a adjudicar a Indra, a pesar de que la Asamblea de Madrid había votado a favor de su reversión al SERMAS el gobierno de Cifuentes lo ignoró.

MATS denuncia que la privatización del servido el CAP no es otra cosa que para controlar las citas de los hospitales privados mediante diversos mecanismos fraudulentos.

Al llamar a los pacientes se les indica en numerosas ocasiones que la cita en su hospital de referencia tiene una demora exagerada, cuestión que nadie puede comprobar, pero se les ofrece otra cita en un hospital privado con una demora mínima, como está pasando en la práctica con los hospitales de QuirónSalud, en especial con la Fundación Jiménez Díaz y también en el de Alcorcón. En el futuro pasará también en Torrejón de Ardoz.

El coste para el Servicio Madrileños de Salud (SERMAS) es enorme, pues estas pruebas o intervenciones que se realizan en estos hospitales privados, se las cobran a la Consejería de Sanidad con enormes sobrecostes, denunciados en numerosas ocasiones y puestos de manifiesto por la propia Cámara de Cuentas en el “Anteproyecto de Fiscalización Horizontal Operativa del Gasto Sanitario y Farmacéutico en la Comunidad de Madrid ejercicios 2011 a 2015”, algunas de cuyas páginas desaparecieron en el informe final aprobado por Acuerdo del Consejo de la Cámara de Cuentas de 4 de marzo de 2019. Esto sucedió después de que la Cámara de Cuentas informase a la Consejería de Sanidad, y esta a su vez tuviese en cuenta las alegaciones que realizó la Fundación Jiménez Díaz al conocer el Anteproyecto.

Es decir que lo que está provocando todo el mecanismo planificado por el PP madrileño, y llevado a cabo por los Consejeros de Sanidad para que la sanidad fuera un “una oportunidad de negocio”, está funcionando a la perfección. Porque de lo que se están lucrando algunos hospitales privados, como los que son propiedad de QuirónSalud, es de la descapitalización de los hospitales públicos.

Dueños de los hospitales privados en España

Las fusiones son el origen del grupo líder QuirónSalud, dueño de la clínica Teknon y el Hospital Universitario Quirón-Dexeus en Barcelona o de la Fundación Jiménez Díaz y el Ruber Internacional en Madrid, entre otros. Fue creado a mediados del siglo XX en Zaragoza por el empresario Publio Cordón, (desaparecido tras un secuestro de los Grapo). El crecimiento de la empresa atrajo rápidamente al capital riesgo. La empresa Doughty Hanson entró en su capital y en 2012 la fusionó con USP Hospitales. Dos años más tarde, Doughty vendió su participación a CVC, que la fusionó con IDC Salud (antigua Capio).

Fresenius se hizo con el control de la empresa en septiembre de 2016, un importe de 5.760 millones de euros, pasando a ser Fresenius Helios el mayor grupo europeo de salud privada con más de 150 centros hospitalarios.

Con la compra de QuirónSalud, fruto a su vez de la fusión de IDC Salud y el grupo hospitalario Quirón en 2014, Fresenius logra hacerse con 43 nuevos hospitales, lo que representa al menos el 10% del sector en Europa. El grupo QuirónSalud gestionaba una plantilla de 35.000 personas en el momento de la compra.​

En 2019 el Departamento de Justicia de EE. UU. dio a conocer un informe en el que se demuestra que la empresa Fresenius realizó prácticas irregulares (información privilegiada de concursos públicos, influencia en la redacción de las especificaciones técnicas, etc). En España se constató el soborno con más de 21 millones de euros a médicos españoles de la sanidad pública, para aumentar sus beneficios. Entre ellos se acusaba a un jefe del Hospital Clínic de Barcelona y seis nefrólogos del Marqués de Valdecilla de Santander, que percibieron cobros irregulares de Fresenius, según la investigación.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre