A través de un decreto, el Ayuntamiento de Madrid ha flexibilizado Madrid Central y ha recortado su perímetro, a partir del 1 de enero de 2020. El consistorio levanta las restricciones al tráfico en dos calles de la zona de bajas emisiones para “mejorar la calidad del aire, según se ha justificado el alcalde del PP, José Luis Martínez Almeida.

El Ayuntamiento madrileño del PP y Ciudadanos, con el apoyo de la ultraderecha de VOX, suaviza Madrid Central para abrir las calles Mártires de Alcalá y Seminario de los Nobles a los vehículos no residentes después de registrase el mayor número de sanciones de la zona. Se da la circunstancia de que a menos de cien metros se encuentran las instalaciones de la Universidad Pontificia Comillas. ¿Casualidad?

En el decreto se puede leer que se aprueba para “completar la libre circulación de estas dos calles para disminuir la congestión del tráfico y evitar confusiones”, ha asegurado en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, el popular Almeida.

El Gobierno madrileño prorroga un año el permiso para que los padres que no residen en Madrid Central puedan acceder a los colegios que se encuentran en esta zona de bajas emisiones. El Ayuntamiento de Madrid permitirá también a partir de enero entrar a los vehículos pesados de más de 3.500 kilos más contaminantes entrar en Madrid Central pese a que no tengan etiqueta de la DGT.

El concejal socialista Alfredo González considera que el paquete de medidas aprobadas hoy en la Junta de Gobierno del Ayuntamiento para flexibilizar Madrid Central, “combina un batiburrillo de moratorias, mezcla algunas razonables con otras que no lo son, y aprueba otras, como la apertura del tráfico de paso en ciertas calles, que suponen empezar a desmantelar la zona de bajas emisiones”.

Sólo 6 días después de que el Pleno del Ayuntamiento aprobara la propuesta del PSOE para que el gobierno no tome ninguna medida que aumente el tráfico y la contaminación en Madrid, “asistimos a un nuevo intento del gobierno para descafeinar Madrid Central y reducir su eficacia en la lucha contra la contaminación”.

“Asistimos a un nuevo intento del gobierno para descafeinar Madrid Central y reducir su eficacia en la lucha contra la contaminación”

“Volvemos a comprobar que la obsesión de Almeida con Madrid Central no tiene límites”, destaca González. Y recuerda que “el alcalde no ha podido eliminarlo de golpe, como intentó en junio, porque los jueces le pararon en seco y no ha podido aún abrir la circulación a los más de 500.000 vehículos con etiqueta C porque requiere modificar la Ordenanza”.

Por eso, ahora, “lo intenta con pequeños cambios, por la puerta de atrás, en periodo navideño y sin aportar justificación suficiente que lo motive”.

Para el edil del PSOE, “la apertura del paso de vehículos por las calles Mártires de Alcalá y Seminario de Nobles demuestra que este gobierno no ha entendido nada de lo que significan las zonas de bajas emisiones”.

Incide en que “Madrid Central nació no sólo para reducir el tráfico en la zona centro, sino también para desincentivar el tráfico de vehículos contaminantes en el conjunto de la ciudad”, de modo que, al abrir estas calles, se está fomentando el tráfico en la zona frontera con Madrid Central y se da un nuevo impulso al “efecto llamada” que este gobierno está provocando desde que tomó posesión en junio pasado.

La prórroga de las moratorias combina algunas que son razonables, como las de los permisos de los padres de alumnos, con otras que no están justificadas. Las decisiones como esta que alteran el calendario de aplicación de las normas de Madrid Central deberían ser excepcionales y justificarse una por una, teniendo en cuenta que todos los usuarios conocían desde hace más de un año que el 31 de diciembre de 2019 no se iba a permitir el acceso a los vehículos sin etiqueta.

Pese a ello, el gobierno ha decidido dar una amnistía temporal con carácter general, sin detenerse, como sería su obligación, a analizar caso por caso. Por su parte, las razones ofrecidas para extender el horario de acceso de motos y motocicletas no compensan el efecto negativo de esta medida sobre las emisiones contaminantes, ya que este tipo de vehículos pueden llegar a emitir hasta 6 veces más dióxido de nitrógeno que un coche de gasolina.

“Mientras comienza a desmantelar poco a poco y por la puerta de atrás Madrid Central, el gobierno continúa malgastando ocasiones para solucionar los verdaderos problemas que tiene la aplicación de este sistema, como son mejorar la información, agilizar los permisos, solucionar los fallos informáticos o acelerar la tramitación de las multas, que en ocasiones se retrasan más de dos meses”, subraya González.

En particular, el gobierno sigue sin dar una solución a los miles de residentes en el distrito centro o a titulares de la Tarjeta de Estacionamiento para Personas de Movilidad Reducida que tenían permiso para acceder a las Áreas de Prioridad Residencial y que por falta de información no pudieron renovar a tiempo sus permisos para acceder a Madrid Central. Estas personas acumulan hasta 30 ó 40 sanciones por vehículo.

“La Junta de gobierno ha vuelto a desaprovechar la ocasión para anular estas multas injustificadas y abrir un nuevo periodo de información a los afectados para la renovación de estos permisos”, abunda el edil socialista.

Concluye Alfredo González destacando que “este acuerdo de la Junta de Gobierno supone, por un lado, empezar a desvirtuar algunas de las medidas de Madrid Central y, por otro, con la aprobación indiscriminada de moratorias, trata de ganar tiempo hasta el siguiente asalto contra esta zona de bajas emisiones que, mucho nos tememos, emprenderá con la nueva Ordenanza de Movilidad”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre