Pablo Casado, en una clara alusión a VOX, ha pedido a los “partidos nuevos” que hagan una “reflexión” sobre si conviene que concurran o no provincias pequeñas el 28 de abril, ya que, según argumenta, eso hará que se «divida el voto» del centro-derecha y, por lo tanto, salga beneficiado el PSOE y Podemos. Una maniobra a la desesperada, que los populares intentan ante la inminente caída de escaños que auguran las encuestas. Santiago Abascal se ha negado en rotundo y así lo ha manifestado saliendo al paso en su cuenta de twitter.

«Lo que tengo que decir es que ojalá otros partidos también hicieran este análisis de responsabilidad y es pensar que en aquellas convocatorias electorales en las que no van a tener representación en algunas circunscripciones, si merece la pena dividir el voto para que algunos escaños pasen al PSOE y a Podemos», ha dicho el presidente del PP.

Pero la jugada le ha salido mal a Casado. Así, el líder de Vox, Santiago Abascal, contesta tajante a través de su cuenta en Twitter y dice que su partido se presentará en todo el país. «Vox dice lo mismo en toda España, en provincias grandes y en provincias pequeñas», aseguró.

Casado, en su petición, se refiere a las provincias que tienen cinco escaños (Cantabria, Castellón, Ciudad Real, Huelva, Jaén, Navarra y Valladolid), las de cuatro (Álava, Albacete, Burgos, Cáceres, Lérida, Lugo, Ourense, León, La Rioja y Salamanca), tres diputados (Ávila, Cuenca, Guadalajara, Huesca, Palencia, Segovia, Teruel y Zamora), Soria (en la que se adjudican dos diputados) y Ceuta y Melilla, con uno cada uno. Entre todas ellas suman 103 sillones parlamentarios, casi un tercio de los 350 del Congreso de los Diputados.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre