Sin perder a compostura ni la educación, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, dejó ayer en evidencia al diputado de Vox, Ignacio Garriga, quien le acusó de un lanzar un tuit contra los 4 millones de votantes del partido de ultraderecha. Un error al equivocar al ministro con su hermano.

Lo cierto es que se trataba de un mensaje en redes de otro Garzón, Eduardo, el hermano del ministro.

El  tuit atribuido al ministro  afirmaba que: “Yo creo que la mayoría de los votantes de Vox no han escuchado nunca un discurso de Abascal, porque si no no me explico cómo puede haber tanta gente que vote a alguien que dice tantísimas atrocidades y animaladas”. 

“Ha insultado a casi cuatro millones de españoles al presuponer que no saben lo que votan o que votan sin informarse pero, sin embargo señor Garzón, si por algo depositan la confianza millones de españoles en Vox es precisamente porque están muy bien informados”, ha apostillado Garriga en la comisión. 

El problema es que ese tuit no es de Alberto Garzón. Es de Eduardo Garzón, su hermano. 

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa nueva normalidad, ¿social o personal?
Artículo siguienteDejad de criticar a l@s profesor@s
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre