Las paradojas de la política no dejan de sorprender, los dedazos de la alcaldesa de Móstoles, Noelia Posse provocan que el pleno del Ayuntamiento de Móstoles haya aprobado este jueves, por unanimidad, la creación de una Comisión de Ética y Transparencia para regular la contratación de funcionarios eventuales (cargos de confianza), exigiendo una cualificación profesional «acorde a las responsabilidades» y la «incompatibilidad por vínculos familiares».

De esta forma, los grupos de la oposición a la alcaldes socialista, evitan lo que ha ocurrido con la contratación y posterior cese de la hermana de la alcaldesa, entre otros contratos a dedo que hizo la regidora.

La propuesta fue llevada a pleno por Más Madrid Ganemos Móstoles en la que han incluido una enmienda del PP (para que el Consistorio apruebe y se adhiera al Código de Buen Gobierno para las entidades elaborado por la FEMP).

La Comisión de Ética y Transparencia, se dedicará, en primer lugar, a «alcanzar un nuevo acuerdo sobre el marco retributivo de concejales electos y funcionarios eventuales, en la línea de mantener los niveles retributivos del pasado mandato», después de que se incrementara en junio de 2019.

La moción exige que dicho acuerdo sobre las retribuciones debe alcanzarse «con el tiempo necesario para su incorporación en los Presupuestos Generales de este Ayuntamiento», de cara al año 2020, cuyo anteproyecto aún no ha sido presentado.

Desde el PSOE, la concejal de Presidencia, Rebeca Prieto, ha insistido en que en junio de 2019 «la alcaldesa no se subió el sueldo», ya que solo se «redistribuyó» un incremento de la masa salarial entre toda la Corporación, aunque su grupo está de acuerdo en dar marcha atrás y en «trabajar por la transparencia de esta ciudad».

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre