Aunque la sentencia no es firme y la familia Franco ya ha avanzado que recurrirá el fallo, hoy se cumple el plazo para que los herederos de Franco entreguen el Pazo de Meirás al Estado . Este mismo miércoles los Franco, que al parecer no van a cejar en su empeño, presentaban un recurso ante el juzgado de primera instancia de A Coruña en el que solicitaban que se les dejara retirar lo que hay en el interior del Pazo y argumentaban que no había sido declarado nada de lo que hay en el interior Bien de Interés Cultural (BIC), no obstante como son sabedores de que se les va a rechazar el recurso, piden que cuanto antes se les comunique qué pueden retirar del inmueble.

Hace unos días se hizo público el inventario que ordenó la juez de A Coruña, tras conocerse la intención de la familia del dictador de vaciar el Pazo antes de la entrega, y que contabiliza un total de 697 bienes, que van desde mobiliario de la familia real, hasta bustos de Emilia Pardo Bazán, tapices, esculturas entre otros.

Patrimonio Nacional reconoció, durante la visita que hizo junto a arquitectos, un arqueólogo y una historiadora del arte de la Xunta, blasones en muebles, alfombras y tapices que demostrarían que están catalogados como bienes públicos. El expolio de los Franco fue continuado. Hasta los muebles están tapizados con «tejidos históricos» o tejidos que «vistieron la sala de recibir de la Reina Victoria Eugenia en el Palacio Real de Madrid».

Entre los objetos, el inventario de 163 páginas,  detalla las estatuas de Abraham e Isaac, esculturas y cuadros de la escritora Emilia Pardo Bazán.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre