«¿Qué se le puede decir a todo el mundo que comprueba, después de haberse hecho oficiales los datos, que en nuestra tierra hay personas en situación irregular que, desgraciadamente por esa situación tienen lo más parecido a un sueldo vitalicio de 866 euros, o similar?». Así intervenía el Señor Maroto en el año 2014 en el Parlamento Vasco.

Mientras hacía este comentario, un diputado de EH Bildu le llamó «sinvergüenza». Le invitaron a retirar su comentario, y el diputado, Igor Lopez de Munáin se negó, por lo que tuvo que abandonar su escaño.

Una imagen que se rescata ahora, tras lo sucedido durante la sesión de los debates de investidura cuando la diputada de EH Bildu fue insultada gravemente al dar su discurso, desde la bancada del Partido Popular, Ciudadanos y Vox.

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre