“Agentes españoles siguieron al líder catalán en nuestro país. La seguridad del Estado no hizo un seguimiento suficiente ante esta situación”, considera el Comité I, que controla los servicios de inteligencia belgas, razón por la cual han decidido abrir una investigación.

Los primeros resultados de la investigación se conocieron ayer en sede parlamentaria.

Hace casi un año, Carles Puigdemont fue detenido en Alemania. Fue interceptado porque los agentes españoles habían colocado balizas en el vehículo en el que viajaba, un Renault Espace con matrícula belga. Puigdemont vivía en Bélgica en ese momento, igual que hoy.

Según señala el diario belga De Standaard, “una orden de arresto española estaba contra Puigdemont por realizar un referéndum, que según Madrid, era inconstitucional. Sus movimientos fueron vigilados desde entonces desde cerca por los agentes españoles”.

El diario continúa indicando que “poco después del arresto en Alemania (…) los españoles habían llevado a cabo operaciones ocultas en nuestro país (…) y surgieron las dudas que generaron la alerta sobre la seguridad del Estado (belga). El Comité I, inició por eso una investigación y los primeros resultados preliminares se investigaron ayer en el Parlamento.

El comité I identificó una serie de cuestiones de interés. Después de la detención de Puigdemont, la Seguridad del Estado congeló los contactos con su homólogo español en respuesta a la colocación de esas balizas en el automóvil del Presidente catalán. Es muy excepcional que se paralice el intercambio de información entre “aliados”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − 13 =