El Papa, visiblemente molesto, se apartó, con un manotazo, de una mujer que le agarró la mano y tiró de él hacia ella. El incidente tuvo lugar en la Plaza de San Pedro en el Vaticano durante un saludo del Papa a los peregrinos y provocó una disculpa de Francisco, que reconoce que “dio un mal ejemplo”.

Esta inusual disculpa se produjo precisamente el año que Francisco utilizó su homilía de Año Nuevo para denunciar la violencia contra las mujeres, que el Papa comparó con la profanación de Dios. “Toda violencia infligida a las mujeres es la profanación de Dios, nacido de una mujer”.

El pontífice ha aseverado que “la salvación ha llegado a la humanidad desde el cuerpo de una mujer: por la forma en que tratamos el cuerpo de la mujer vemos nuestro nivel de humanidad”, dijo durante la homilía de la misa en la Basílica de San Pedro en el Vaticano.

“Hemos perdido los estribos muchas veces, incluso yo mismo, y me disculpo por el mal ejemplo que di ayer”, aseguró ante miles de peregrinos que se reunieron el miércoles en la Plaza de San Pedro al final de la misa de Año Nuevo. “Toda violencia infligida a las mujeres es una profanación de Dios”, incidió.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre