Como cada año desde 1913, el Palau de la Música acoge el concierto de Sant Esteve, una de las tradiciones musicales más longevas de Europa, que solamente se ha visto suspendida por motivos de fuerza mayor, como el golpe de Estado de 1936, o durante la gran nevada de 1962, entre otras; pero esta vez ha tenido un sonido diferente: el Orfeón Catalán se ha sumado a la reivindicación por la libertad de los presos políticos, así como la mayoría del público que había presenciando el concierto.

Entre el público también se encontraba el President de la Generalitat, Quim Torra.

 

 

Ha sido en el momento de cantar el himno de Cataluña, “El canto de la senyera” cuando se han comenzado a escuchar los gritos por la libertad entre el público, mientras aparecían decenas de banderas estiladas. Al escucharse “Els segadors”, que ha sido inmediatamente después, los gritos apelaban a la independencia y eran unánimes.

 

Entre las piezas elegidas este año ha habido un repertorio que ha querido hacer reflexionar al público, con selecciones internacionales y catalanas. Entre ellas, se ha querido hacer también un llamamiento a la reflexión sobre la situación de los inmigrantes.

Integrantes del coro han sido quienes han desplegado la pancarta del Tsunami Democratic

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre