Zamudio, parte tecnológico e innovador de Vizcaya.

La innovación es todavía una asignatura pendiente en España. Aún así, el País Vasco despunta muy seguido de Madrid y Cataluña.

Las autonomías españolas no acaban de despuntar en el cuadro de indicadores de innovación europeo, que evalúa el rendimiento de la innovación de 238 regiones europeas. Tan sólo País Vasco, Cataluña y Madrid, se sitúan en la  media de las regiones más innovadoras de la UE.  Pero sólo cumplen con un número limitado de indicadores, según informa La Celosía.

Los países nórdicos y Suiza siguen ocupando el liderazgo en los parámetros más exigentes. La región más innovadora de la UE es Helsinki-Uusimaa, (Finlandia), seguida de Estocolmo, Suecia y Hovedstaden (Dinamarca). La región más innovadora de Europa es Zúrich en Suiza.

El País Vasco se sitúa a la cabeza en España de las regiones más innovadoras con 79.8 puntos y en el puesto 132 del ranking sobre 238 regiones europeas. Le siguen Cataluña con 77.6 puntos y en el puesto 140 y Madrid con 74 puntos y en el puesto 149.

Rendimiento

En el País Vasco el rendimiento de la innovación ha aumentado un 8,8%. El informe destaca sus fortalezas relativas como la educación terciaria, donde también es fuerte  la Comunidad Foral de Navarra, y debilidades en las aplicaciones de diseño. Cataluña ha mejorado un 5% destacando fortaleza en aplicaciones de marcas comerciales y siendo débil en la  innovación  de la pyme. En Madrid el rendimiento de la innovación sólo ha aumentado un 4,1%, menos de la mitad que el País Vasco. Se muestra fuerte en servicios y débil al igual que Cataluña en el sector de las pymes que no innovan todo lo que deberían.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa guerra silenciosa tras las líneas republicanas
Artículo siguienteSentando catedra. Y ahí lo dejo
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre