Una paradoja en toda regla es lo que se vivió en la fiesta-protesta celebrada el sábado en la plaza de Cataluña de Barcelona convocada por la plataforma Som Oci Nocturn, que representa a trabajadores y empresarios del mundo de la noche. Los responsables de la convocatoria protestaban por el trato discriminatorio del que, según ellos, son víctimas por parte de una administración que les condena a mantener el cierre. Mientras, ellos aseguran que los locales de ocio nocturno están en condiciones de garantizar las mismas medidas de seguridad que el resto de establecimientos culturales, bares y restaurantes.

Paradoja

Pero si lo que pretendían era demostrar que pueden garantizar las medidas sanitarias en los cientos de bares y discotecas que hay diseminados por todo el territorio, no  parece que este acto celebrado al aire libre, y que contaba con un DJ y una sesión de música que convirtió la plaza en una discoteca improvisada, les haya favorecido mucho. Las imágenes de personas sin mantener la distancia de seguridad y sin usar mascarillas han corrido como la pólvora y ya han desatado el rechazo de algunos responsables sanitarios que han señalado que el sector se ha puesto en evidencia, demostrando porque es mejor que permanezca cerrado. “Más que lamentable. Exijo una respuesta institucional ejemplarizante. Si los organizadores representan realmente al colectivo del ocio nocturno es obvio que han perdido toda credibilidad”, así manifestaba su enfado en un tweet Jaume Padrós, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona.

Diferentes “puntos de vista”

Una persona que por curiosidad se acercó al evento explica a Diario 16 que lo que ella presenció fue que “la mayoría de los asistentes portaban la máscara puesta y mantenían la distancia de seguridad”. El operativo de los Mossos d’Esquadra mantuvo acordonada la zona pero parece ser que no aplicaron ningún tipo de actuación. “En los jardines de la plaza de Cataluña había grupos de jóvenes haciendo botellón y la policía no les decía nada”, continúa la testigo. La concentración estaba amparada en el marco de una manifestación y cumplió con el horario del toque de queda. Además, los responsables del acto se comprometieron a tomar la temperatura a los asistentes y a repartir gel hidroalcohólico.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre