Miles de niños, niñas y adolescentes en España sufren acoso escolar. Un problema invisible que les impide vivir su infancia como debe ser. Coincidiendo con el inicio del nuevo curso escolar, Amnistía Internacional recuerda que sigue sin haber un sistema de denuncias de acoso escolar útil y eficaz que complemente al servicio telefónico actual. Es imprescindible poner en marcha cuanto antes un mecanismo que utilicen habitualmente los y las adolescentes y que sea anónimo para garantizar la privacidad de las denuncias.

Ir al colegio con una sonrisa y no sufrir acoso escolar es su derecho y todos somos parte de la solución: Amnistía Internacional ha puesto en marcha una ciber acción para recoger firmas y exigir al gobierno un sistema de denuncias que los y las adolescentes utilicen de verdad, y que alumnos, alumnas y profesorado sean formados para prevenir e intervenir ante casos de acoso escolar.

En España, miles de casos de acoso escolar permanecen ocultos. No se registran oficialmente, ya sea como resultado de errores en la recogida de los datos por parte de la Administración, porque profesorado y padres y madres no saben cómo identificarlo y actuar, o porque las medidas que existen para atajarlo no están funcionando. Así lo denuncia Amnistía Internacional en su primer informe en España sobre la materia publicado hoy bajo el título “Hacer la vista… ¡gorda!”

Tal y como hizo el pasado mes de junio durante la presentación de su informe sobre el acoso escolarla organización de defensa de los derechos humanos insiste en que “es necesario contar con niños, niñas y adolescentes para la prevención del acoso escolar y en la identificación de soluciones”. En los lugares donde se han implementado programas de apoyo entre iguales, se ha demostrado que es una herramienta muy eficaz para prevenir el acoso y abordar otras alteraciones de la convivencia escolar.

Amnistía Internacional mantuvo una reunión con el Secretario de Estado de Educación, el pasado mes de julio, para abordar las medidas y actuaciones previstas por el Gobierno sobre este tema. El Gobierno comunicó a la organización que se están implementando “algunas medidas” del actual Plan Estratégico de Convivencia Escolar para combatir el acoso escolar. Este plan tiene un periodo de ejecución 2016-2020 y el Gobierno también informó que está trabajando en uno nuevo.

El servicio de atención telefónica, una herramienta de denuncias desfasada

Según la investigación de Amnistía Internacional, la mayoría de los casos de acoso escolar identificados de forma preliminar por el servicio de atención telefónica del Ministerio de Educación (900 018 018) en 2017 y 2018 no fueron denunciados a la inspección educativa.

El Ministerio afirmó en los medios de comunicación, a raíz de la denuncia de Amnistía Internacional, que había modificado el protocolo de funcionamiento del servicio telefónico. Según las declaraciones del secretario de Estado de Educación, “el nuevo reglamento establece que el 100% de los casos deben ser derivados, pero a distintas entidades: la Fiscalía de menores, el centro educativo, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, los servicios sociales, sanitarios o la Inspección.

“Cada caso requiere un tipo de atención”

Según ha comprobado Amnistía Internacional, esta modificación del protocolo de funcionamiento del servicio telefónico no ha sido publicada en la web del Ministerio por el momento, y solo se han mencionado en medios de comunicación datos del mes de abril de 2019, lo que impide conocer la magnitud real del problema. Se desconoce cuáles son los criterios para derivar los posibles casos a los diferentes servicios y los indicadores bajo los que se decide informar o no a la inspección educativa.

Amnistía Internacional reitera que “es necesario que la inspección educativa tenga conocimiento de todos los casos de acoso escolar con el objetivo de tener datos reales sobre la magnitud del acoso escolar en España, así como de los factores de riesgo y posible discriminación”. Si los centros educativos tienen conocimiento de un caso de acoso escolar a través de la información proporcionada por el Ministerio, en aplicación de los protocolos de las comunidades autónomas, deberían también ponerlo en conocimiento de la inspección.

Un servicio de atención telefónica infrautilizado

Durante su primer año de funcionamiento, el servicio de atención telefónica recibió 25.366 llamadas, de las que 7.508 fueron identificadas como posibles casos de acoso escolar. Sin embargo, sólo se informó a la inspección educativa de 278 de ellas (el 3,7% del total), y ello a pesar de que el protocolo del servicio telefónico dice claramente que se debe informar a la inspección de todos los casos.

A finales de abril de 2019, el Ministerio de Educación informó de que en su segundo año de funcionamiento (entre noviembre de 2017 y octubre de 2018), el teléfono había recibido 12.799 llamadas, de las que 5.557 fueron identificadas como posibles casos de acoso. El Gobierno atribuye este notable descenso con respecto al año anterior a la puesta en marcha de servicios equivalentes por varias comunidades autónomas.

Las razones de Amnistía Internacional para pedir un sistema complementario de denuncias se sustentan en datos del propio Ministerio. Según el informe de actividades de 2017 del servicio de atención telefónica, sólo el 3% de quienes llamaron dijo haber tenido conocimiento del servicio en el centro de enseñanza. Los niños, niñas y adolescentes apenas usan el teléfono de ayuda; las principales personas usuarias son padres y madres. En 2017, sólo el 4% de las llamadas fueron realizadas por las propias víctimas (3,78% en 2018), y alrededor del 1% fue de amigos/as o compañeros/as de clase de la víctima de acoso.

Las autoridades públicas, los centros escolares y el profesorado deben transmitir un mensaje claro de tolerancia cero. El acoso escolar no es una “niñería”. La responsabilidad la tienen las personas adultas y entre todas las partes implicadas, incluidos los y las menores, tienen que dar una respuesta rápida y efectiva que frene y prevenga este grave problema”, asegura Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España.

Adolescente que ha sufrido acoso durante años en Badajoz

Los chicos me insultaban sobre todo llamándome fea y guarra. El grupo de niñas tenía una jefa y todas las demás la seguían como borregos. Si una de ellas se atrevía a hablarme, sufría las consecuencias y era excluida. (…) El acoso era en la clase y en el patio. Tenía que estar todo el tiempo sola. Cada vez que me veían en el aula entre dos clases, me insultaban hasta que llegaba el profesor o la profesora. (…) El rechazo era la sensación principal. Sentía que no le caía bien a nadie y que era la única culpable por no querer encajar así”..

Adolescente que participa como mediadora ante casos de acoso en un Instituto de Madrid.

(…) Te sientes mucho más cercana a una persona que tenga una edad parecida a ti y sientes que te va a entender mejor, porque ves a una persona mayor como un ser que no tiene esa clase de problemas porque tiene su trabajo y su vida, pero tú eres una persona en la misma situación que quien sufre acoso y estás en una clase con un montón de alumnos y entonces todo es más cercano”

Padre de una víctima de acoso escolar, Cáceres.

A mi hija le encantaba el colegio. Pero el acoso escolar la sumió en la melancolía. Estaba triste y ansiosa. Perdió el apetito y peso. Sus notas bajaron muy deprisa. No tenía autoestima. Yo me culpaba a mí mismo. Soy vendedor y viajo todo el tiempo, y debido a mi trabajo no podía estar en casa todos los días de la semana para ella. Me partía el corazón salir de casa cuando la oía llorar en la otra habitación por la noche. Me sentía impotente cuando lo único que quería hacer era protegerla”.

Adolescente que sufrió acoso en A Coruña.

El acoso físico terminó cuando uno de los chicos me rompió el brazo al empujarme por las escaleras durante un descanso. Supongo que se asustó. Creo que le castigaron sin recreo al día siguiente. (…) A veces le veo por la calle y nos saludamos como si no hubiera pasado nada. No creo que entendiera nunca las consecuencias de sus actos”.

Ciber acción y movilización para frenar esta situación

Amnistía Internacional tiene en marcha una ciber acción en www.pupitreslibres.org para recoger firmas dirigidas al nuevo gobierno central y a las comunidades autónomas en la que pide que conviertan la lucha contra el acoso escolar en parte central de sus políticas.

Grupos de activistas de la organización de más de 50 localidades también saldrán a la calle en varias ciudades españolas a partir del 5 de junio con este mismo objetivo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × dos =