Lo ha vuelto a hacer. Uno de los diarios más prestigiosos del mundo, The New York Times, vuelve a sacar los colores a España por su actuación en la pandemia de la covid-19. Tiene de nuevo que ser un medio foráneo de nivel más que contrastado el que retrate con un solo artículo y amplia perspectiva lo que la lucha cainita de los medios patrios no logra en su día a día con un batallón de tertulianos y opinadores de diferente pelaje en nómina.  La reacción en las redes no se ha hecho esperar y ya es uno de los temas más comentados por los usuarios. El artículo de opinión titulado “El país donde las discotecas son más importantes que las escuelas”, escrito por el ex director de El Mundo David Jiménez realiza un barrido implacable de la excepcional coyuntura que vive España debido a los efectos de la pandemia a todos los niveles.

Fútbol, playas, corridas de toros y discotecas. Las prioridades en la apertura de España tras meses de confinamiento se podían leer como una declaración de intenciones sobre la visión del país. Finalmente, a una semana del comienzo del curso escolar, nuestros políticos han decidido abordar lo que consideran menos urgente: la educación de millones de estudiantes”.

El artículo pone el foco en el regreso a las aulas, que mantiene en vilo a millones de madres y padres ante unas autoridades que han dejado pasar un tiempo precioso para poner los medios adecuados en una vuelta al colegio ordenada y segura

Sólo con este primer párrafo del artículo, el colaborador del prestigioso diario neoyorquino resume en apenas seis líneas cómo se ha desconfinado un país que soportó estoicamente uno de los confinamientos más duros y que, también, experimentó una desescalada de diván de psiquiatra entre incesantes cruces de puñaladas partidistas desde todos los flancos en un no parar de todos contra todos.

La “nueva normalidad” no iba a ser menos en este espectáculo continuo del despropósito en un país como España, que también ha encabezado rápidamente el índice de naciones más afectadas por los rebrotes. De ahí que el periodista haya puesto el foco en las prioridades que buena parte de la ciudadanía de este país asumió como improrrogables para retratar de qué pasta está hecho el español de a pie.

“El virus de la derecha”

El artículo de David Jiménez se suma al que publicó en el mismo diario el escritor y periodista Diego Fonseca el pasado mayo, con el título “El virus de la derecha”, donde analizaba las manifestaciones alentadas por la extrema derecha española para reclamar “libertad” tras varias prórrogas del estado de alarma. El autor fue incluso señalado por líderes de la formación ultraderechista Vox.

Ahora, Jiménez pone el foco en el regreso a las aulas, que mantiene en vilo a millones de madres y padres ante unas autoridades que han dejado pasar un tiempo precioso para poner los medios adecuados en una vuelta al colegio ordenada y segura, y todo ello pese a que Gobierno y autonomías han firmado un acuerdo de mínimos y a última hora a escasos días del inicio del curso que tapa una negligente actuación denunciada insistentemente por todos los estamentos implicados en este asunto: profesorado, directores de centros, Ampas y sindicatos.

“La falta de previsión que ha sumido en el desconcierto la reapertura de las escuelas es parte de una gestión lastrada por la opacidad, la falta de datos fiables, la inconsistencia y la lentitud de reacción por parte de los gobiernos central y autonómicos”, señala el artículo del New York Times. Su autor señala inequívocamente al culpable de este desaguisado: la clase política gobernante, sea del color que sea. “El resto es un resumen de la historia reciente de España: partidos políticos y ciudadanos peleándose sobre quién tiene la culpa, si la derecha o la izquierda, de un fracaso colectivo pilotado por los políticos peor preparados de la democracia”, señala el colaborador del rotativo estadounidense.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre