Luigi Di Maio, líder del Movimiento 5 Estrellas ha respondido a la moción de censura presentada por su socio de gobierno y le ha emplazado a que aparque sus ansias de una nueva convocatoria electoral, afirmando que no es tan difícil, que no tiene más que superar la presión de Berlusconi y de sus socios ultras como Giorgia Meloni. «Haz un acto de valentía, si realmente tienes el coraje de cambiar. Y luego los italianos decidirán con su voto», ha dicho Di Maio, quien ha insistido en la necesidad de aprobar, antes de cualquier votación, una reforma que eliminara a 345 legisladores para ahorrar 500 millones de euros anuales  para poder invertir ese dinero en la construcción de infraestructuras, hospitales y en la renovación y reforma de edificios abandonados.

Matteo Salvini ha anunciado la presentación de una moción de censura contra el primer ministro Giuseppe Conte con la intención de que se convoquen unas nuevas elecciones. En principio, se puede pensar que todo este movimiento está causado por el crecimiento de la popularidad del actual ministro del Interior. Sin embargo, hay razones de fondo.

En primer lugar, las constantes diferencias entre la Lega, el partido de Salvini, y el Movimiento 5 Estrellas (M5S), desencuentros que se esperaban desde el mismo momento en que la ultraderecha y la ultraizquierda firmaron su pacto de gobierno.

El último encontronazo lo tuvieron con la polémica construcción de una línea ferroviaria de Alta Velocidad entre Turín y Lyon. Tanto la Lega como Conte apoyaban el proyecto. Sin embargo el M5S se opuso, y Salvini comenzó a lanzar mensajes en los que insinuaba que había inestabilidad en el Gobierno.

El ministro del Interior ha afirmado que tienen que ser los italianos los que hablen y que por eso les quiere volver a dar la palabra. Además, ha anunciado que se presentará como candidato a primer ministro en la moción de censura.

Sin embargo, Salvini tiene miedo a que Conte conforme un gobierno alternativo entre el M5S y el Partido Democrático (PD) de Matteo Renzi y, con su incontinencia verbal habitual, ha dicho que escucha «tonos similares entre el PD y Di Maio. Sería increíble que hubiese un gobierno así». A continuación, ha seguido con su estilo y ha lanzado una amenaza: «Espero que nadie piense en burlarse de los italianos para alargarlo y llegar a un gobierno que sería inaceptable para la democracia». Sí, Salvini hablando de democracia. Cosas veredes.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre