La secretaria general del PP andaluz, Loles López, conversa con el portavoz popular de Nerva, José Antonio Lozano, tras su visita al municipio durante las graves inundaciones de diciembre de 2019.

El mismo Partido Popular del presidente de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, que avaló el pasado junio de 2020 en el Parlamento de Andalucía la ampliación en marcha, en pleno confinamiento domiciliario, del saturado vertedero de residuos tóxicos y peligrosos de Nerva, en Huelva, ubicado a escasos 700 metros de la población, y que ahora está promoviendo que la cuenca minera de Riotinto se convierta en el basurero de referencia en Europa con la instalación de una planta de tecnosoles en el municipio colindante de Minas de Riotinto, es el mismo que este martes ha destapado numerosas irregularidades en el control de los residuos por parte de la empresa Ditecsa, que gestiona el polémico centro de residuos de Nerva, donde se almacenaron en 2019 al menos 40.000 toneladas de residuos muy peligrosos procedentes de un astillero de Montenegro con el consentimiento del Gobierno de Moreno Bonilla y sin pasar el preceptivo visto bueno del Gobierno central de Pedro Sánchez, como adelantó Diario16.

La empresa que gestiona la planta de Nerva reconoce seis veces menos toneladas de residuos almacenados que los datos de la Junta

A esta paradoja se une otra más protagonizada en esta ocasión por el alcalde de Nerva, el socialista José Antonio Ayala, según han confirmado a Diario16 fuentes cercanas al conflicto. El regidor nervense ha frenado una declaración conjunta contra el proyecto de la Junta, desvelado estos días por la asociación Alternativa Ciudadana: Nerva, Salud y Dignidad, para promover una planta de tecnosoles en Minas de Riotinto, que genera graves problemas medioambientales a las poblaciones cercanas, ante el deseo unánime de todos los alcaldes de la cuenca minera de Riotinto, todos ellos también socialistas como el equipo de gobierno nervense, de mostrar su rechazo público a la puesta en marcha de esta planta de tratamiento de residuos promovida por el Gobierno de Andalucía.

El pasado junio de 2020, el PSOE de Andalucía se posicionó en el Parlamento de Andalucía por primera vez públicamente en contra de la ampliación de las colmatadas instalaciones del centro de residuos de Nerva, protagonista de numerosos incidentes ambientales en más de dos décadas de existencia, e incluso el pasado 30 de julio de 2020, el regidor nervense encabezó la marcha de protesta a las instalaciones del centro de residuos para exigir su cierre definitivo, organizada por numerosas organizaciones.

Esta no es la única paradoja en el candente problema de la gestión de desechos y residuos peligrosos en la cuenca minera de Riotinto, enmarcado en los actuales planes del Gobierno andaluz para convertir esta deprimida comarca onubense, con tasas de paro cercanas al 30% de la población activa en todos sus municipios, en el vertedero de referencia de buena parte del continente, ya que en la actualidad las instalaciones de Nerva reciben, con absoluta falta de transparencia, residuos procedentes de países como Portugal, Italia o Francia, entre otros, e incluso de fuera de la Unión Europea como es el caso de los residuos altamente tóxicos de Montenegro procedentes de un astillero donde actualmente se contempla la creación de un puerto para yates de lujo. En un primer momento, esta planta recibiría sólo residuos procedentes del resto de Andalucía.

Mientras los concejales del PP de Nerva se muestran abiertamente en contra de la ampliación del vertedero de Nerva y abogan por su inmediato cierre, los populares andaluces promueven a través de la Consejería de Desarrollo Sostenible la ampliación de estas instalaciones, en un proceso administrativo iniciado en pleno confinamiento domiciliario el pasado abril y sin transparencia de cara a la población afectada. El PP nervense ha sido el que este martes ha anunciado el descubrimiento de “toneladas de residuos ocultas en los balances” de la Junta y Ditecsa, la empresa que gestiona esta basura tóxica.

Los populares nervenses denuncian “importantes diferencias entre las toneladas depositadas en el vertedero de residuos tóxicos y peligrosos y las que reconoce Ditecsa en los datos anuales aportados a la Consejería, por lo que han exigido el cierre de las instalaciones hasta que se compruebe cuál es la capacidad real del vertedero mediante un estudio de cota y de almacenamiento”, señala el portavoz municipal del PP, José Antonio Lozano.

El alcalde de Nerva, José Antonio Ayala, encabezó la marcha del pasado julio para exigir el cierre del vertedero. Foto: Onda Minera.

Cantidades de residuos sideralmente diferentes

El PP de Nerva ha encontrando importantes desfases en el almacenamiento de residuos peligrosos entre diciembre de 2007 y diciembre de 2010, que según los datos de la Autorización Ambiental Integrada (AAI) de 2012 es de 373.935,78 toneladas, mientras la empresa sólo reconoce en esos tres años 64.598 Toneladas, la sexta parte de lo almacenado según la AAI.

Otro ejemplo del importante desfase desvelado por el PP de Nerva se extrae del estudio del informe de capacidad realizado en 2015. Entre diciembre de 2010 y septiembre de 2014 se han depositado en el vertedero un total de 185.382 metros cúbicos, 240.997 toneladas. La empresa gestora de las instalaciones, en cambio, sólo reconoce 30.517 toneladas, la octava parte de la cifra anterior.

El PP de Nerva también revela “importantes diferencias entre los totales aportados por la empresa gestora en el año 2019, cuando se almacenaron al menos 40.000 toneladas procedentes de Montenegro, y las toneladas resultantes del desglose de la Memoria anual de Residuos. Según los datos de la empresa, se depositaron 5.548 toneladas cuando tras el análisis del documento de la Memoria anual aparecen un total de 10.135 en el apartado D5, referente a depósito directo en vaso.

“Este dato es llamativo, pero mucho más es el hecho de que 171.502 toneladas de residuos peligrosos, que reciben Tratamiento, apartado D9, no aparecen en ningún total”, señala el portavoz local de los populares. En lo referente a los residuos no peligrosos el dato más llamativo es que la empresa reconoce 66.623 toneladas de vertido directo y analizando los números de la Memoria aparecen 76.744 toneladas.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre