martes, 7febrero, 2023
14.7 C
Seville

El ministro Garzón y las cosas de la carne

Julián Molina Illán
Julián Molina Illán
Psicólogo, Fisioterapeuta, Enfermero, Filólogo, e Historiador del Arte.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

En este artículo hablaremos de varias cosas a colación de la última y ridícula polémica suscitada en España en relación a las palabras del Ministro de Consumo Alberto Garzón. Será una especie de artículo miscelánea donde tocaremos algunos temas ya tratados, sirviéndonos esta barrabasada como ejemplo. Así, hablaremos de moderación, formación y lealtad.

La moderación es la aceptación de que, tal vez, no estemos en posesión de la verdad absoluta. Es la comprensión de que “la verdad” es una construcción colectiva donde importa la cualidad de lo que se aporta y no tanto la cantidad, o dicho de otro modo, la comprensión de que todas las posturas pueden ser válidas en un determinado momento, y de que todas las perspectivas ayudan a enriquecer un concepto, a comprender la complejidad de un problema, y aportan matices importantes para su resolución. Cuando se usa una determinada forma de expresión que no tiene en cuenta más perspectivas que la propia, se demuestra que la visión es parcial, y, por lo tanto, siempre errónea. Así, decir “en España se exporta carne de mala calidad” es un disparate. Y lo es porque genera alarma social más allá de lo razonable y lo real, porque pone en tela de juicio a España como país fiable, y porque perjudica de forma indiscriminada a un sector que ya de por si tiene dificultades para ser competitivo. La radicalidad, la falta de moderación, queda patente cuando se insiste “mis palabras fueron impecables”. No, Alberto, impecable hubiera sido lo siguiente: “en España se produce carne de una calidad extraordinaria, y, desde el Ministerio de Consumo, estamos trabajando para conseguir unas tasas de excelencia lo más altas posible”. Es decir, se insinúa que la cosa es “mejorable”, sin fastidiar a nadie, y promocionando SIEMPRE la marca España. Moderación vs. Radicalidad; Psoe vs. IU. Ahí queda eso.

La formación es la otra cara de la misma moneda. Pero, ¿qué entendemos exactamente por formación? Desde luego no simplemente estudiar una carrera. La formación es lo que queda después de un intenso y prolongado proceso de reflexión. Dura años, y es posible, aunque muy difícil, adquirirla sin un proceso de estudio reglado. Se puede ser autodidacta y tener formación, pero conozco muy pocos casos. Lo normal es que la formación aparezca después de muchos años de estudio y REFLEXIÓN. Si no hay reflexión no hay formación. Y cuando hay que enfrentarse una y otra vez a la tarea de dar cuenta de lo que se ha estudiado, se reflexiona por fuerza. Y se multiplica la reflexión cuando se van sumando los estudios y se abordan los mismos problemas desde puntos de vista distintos. La formación conduce a la moderación. El ministro Garzón está poco reflexionado, al igual que el 99% de los políticos y políticas españolas. Si tuviera una visión más de conjunto, si acostumbrara a escuchar y reflexionar más, no hubiera dicho lo que ha dicho, desde luego no de esa forma, y en el caso de haber cometido el error, lo habría rectificado rápidamente.

¿Y qué hay de la lealtad? Pues que es un valor de otro tiempo. Además, es un valor muy socialista, porque la lealtad es un concepto muy ligado al de eficiencia, la cual es la auténtica esencia del socialismo. ¿Se puede ser leal y de Derechas? Sí, porque los conceptos se abordan de manera individual y discreta para estudiarlos y explicarlos, pero en la vida real se presentan entremezclados como los hilos que forman una cuerda. Así, la eficiencia conlleva lealtad, pero también otras muchísimas cosas, que abordaremos de manera específica más adelante en otro artículo. ¿Ha sido leal la Derecha? Para nada. Los Casado, Abascal, Lambán, o Page, han aprovechado para hacer todo el daño que pueden al gobierno de Pedro Sánchez sin importar si al hacer ese daño se dañaba también a España, o al partido, o al gobierno de coalición que teóricamente algunos deberían defender, sobre todo, después de haberse apoyado en IU muchas veces para gobernar en ayuntamientos y comunidades (y aquí incluyo también al PP). No he oído ninguna medida de apoyo al Sector Primario, salvo las de Pedro Sánchez con la Ley que impide vender por debajo de los precios de producción. Ninguna medida que apoye al Sector Primario salvo las que se toman desde el Ministerio de Consumo. Pero eso sí, muchas ganas de desgastar el gobierno de coalición por parte de los Casado, Abascal, Lambán o Page, sí que veo.

Un saludo a todo el mundo.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

  1. Garzón es impecable en su argumento y pone el ojo público sobre su denuncia, pués su ministerio es un servicio público al servicio de sus ciudadanos, quienes al parecer tíenen un problema de cierto aire de salubridad y/o calidad en algunas de las instalaciones más grandes de empresas ganaderas o agropecuarias, al igual que en todos los países porque ésta es una tarea que comparten los ministros de la unión.
    Para mí no vale para ministro por parvo y por confiado, no por sus alegatos, que son impecables, y que después de tantos reportaxes de denuncia y de las mismas noticias debería ser una prioridad para los españoles, pero veo que no interesa saber lo que comen como clientes con derechos o que sólo se gestionen los productos con óptima trazabilidad desde el origen. Nada que gobierne el PP que ya vimos su celo en el caso de las cárnicas cerradas en el sur.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído